Bomberos Voluntarios, rescatistas catamarca
Bomberos Voluntarios, rescatistas catamarca

Ayer, los grupos de Bomberos que participaron de la búsqueda y rescate de parte de la comitiva presidencial que viajaba a bordo del helicóptero de la Fuerza Aérea que por razones climáticas debió aterrizar de emergencia la tarde del viernes en plena montaña, a 40 kilómetros de Aconquija -en el departamento Andalgalá-, llegaron a sus respectivos poblados donde fueron recibidos como auténticos héroes.

Los distintos grupos conformados por bomberos de Andalgalá, Santa María, Tinogasta y Fiambalá “atacaron” la montaña la madrugada del sábado en busca del helicóptero que había aterrizado en el paraje El Espinillo, a 3.750 metros de altura sobre el nivel del mar, y caminaron más de 20 horas en condiciones extremas, con nieve, hielo, viento, lluvia y temperaturas bajo cero.

Llegaron al helicóptero minutos después del arribo de personal del grupo KUNTUR de la Policía de la provincia, asistieron a los 13 pasajeros de la aeronave y descendieron otra vez a pie, pasado el medio día para llegar entrada la noche al Campamento Base, montado a mitad del camino por Gendarmería Nacional, tras recibir los primeros cuidados por parte del SAME, fueron trasladados en camionetas 4×4 hasta Aconquija.

Bomberos Voluntarios, rescatistas catamarca
Bomberos Voluntarios, rescatistas catamarca

En diálogo con El Ancasti, el director del SAME, Norberto Bazán, explicó que el servicio de salud montado en el campamento contó con una ambulancia 4×4 y tres ambulancias de tracción simple.
Informó que un bombero de Andalgalá sufrió un cuadro de hipotermia que “por suerte pudo ser tratado a tiempo en el Campamento. Una vez estabilizado lo bajamos a Aconquija, donde quedó en observación en el Hospital un par de horas hasta que se le dio el alta”.

“Primero llegaron los rescatados (6 integrantes de la comitiva) con personal del KUNTUR, tomaron algo caliente en el puesto de avanzada y los llevaron a Aconquija”, agregó.

“Después comenzaron a llegar los rescatistas. Primero la gente de Gendarmería y al final a gente de Andalgalá, que estaban más comprometidos porque se habían mojado durante la travesía. Además, estaban muy cansados”, relató.

Dijo que los bomberos le comentaron que para “mantenerse calientes tuvieron que quemar unas frazadas porque era lo único seco que tenían. Se calentaban un poquito y seguían”.

Y finalizó: “Siento orgullo de los rescatistas porque no se veía absolutamente nada. El sol apenas atravesaba las nubes, había neblina, nieve, hielo y barro”.

Por su parte, el Jefe de la División de Operaciones Especiales Kuntur, Comisario, Marcos Herrera, informó que junto a cuatro efectivos policiales partió la madrugada del sábado desde el Campamento Base en busca del helicóptero, “pero ya teníamos una idea de donde estaba porque conocemos la zona”.

Comentó que el arribo al lugar fue “poco antes que los muchachos de Andalgalá”, y que “todos asistimos a la gente del helicóptero”.

Indicó que poco tiempo después llegó un helicóptero de Presidencia de rescate, “que solamente venía a buscar a los siete civiles y se los llevó. Antes de partir nos dijeron que no volverían, así que decidimos bajar con los seis restantes a pie para aprovechar la luz del sol. Pero al poco tiempo que salimos me llamaron por radio y dijeron que estaba la posibilidad de que nos busquen en helicóptero, pero como estaba tan cerrado el cielo y las condiciones climáticas no acompañaban les dije que no, que continuaríamos a pie”.

“A la gente del rescate le pregunté si regresarían de Santiago del Estero y me dijeron que no. Por eso comenzamos a descender. Si ellos me decían que regresaban los hubiera esperado porque era más conveniente el rescate aéreo”, finalizó.