Andrea Centurion, Ministra de Educación,
Andrea Centurion, Ministra de Educación,

¿La tercera será la vencida? Es la gran pregunta que se formulan las partes en la previa de lo que sería el último encuentro de conciliación obligatoria en el marco de esta instancia entre los gremios docentes, el Ministerio de Educación, en la persona de Andrea Centurión y la cartera de Trabajo, a cargo de Ariel Luna. Hasta el momento todos los intervinientes se mantienen firmes en sus posturas. El Ministerio de Trabajo, sosteniendo el 34.6% que propuso el Ejecutivo provincial y la Intersindical docente con su pedido del 40%.
Según lo vivido en la reunión anterior y lo sucedido en la jornada de hoy con el gremio de ATE, sería viable que ante la postura irreductibles de las partes, la Dirección de Inspección Laboral dictamine la liberación de las partes y se comience a planificar un nuevo plan de lucha.

Así lo confirmó a Diario LA UNION, Juan Godoy, secretario general de SUTECA. Sobre la posibilidad que la Provincia pase por decreto el aumento, el gremialista, sentenció “no creo porque no podrían pagar el precio político”.

Liberación
En la anterior reunión quedó asentado que la Intersindical iba a solicitar mañana, ante el hecho que no habría mejora a la propuesta salarial, que se liberaran a las partes. En este sentido, y según los manifestados por ATECA, UDA, SIDCa, SADOP y SUTECa de esta manera quedaría de manifiesto “la postura de instransigencia por parte del Gobierno respecto a la propuesta y que ellos siempre han mantenido la postura de diálogo y negociación por lo que se insiste en la mejora salarial ya expuesta”.
En el medio de este debate, los edificios escolares siguen con los arreglos y la presencialidad no es una realidad para todos los niños. A esto se debe sumar la confirmación de casos positivos de Covid-19 en docentes y alumnos del Instituto Superior de Educación Física y los de la Escuela Sarmiento-Moreno, contando que en este caso sería sólo de educadores, aunque extraoficialmente se hable también de niños contagiados.
Con este panorama, la dirigencia gremial deberá tomar la decisión de emprender o no un plan de lucha y allí evaluar el apoyo que tendrá entre los padres, niños y sus afiliados.