El Pacto Fiscal y la reforma tributaria que impulsa el Gobierno nacional con el acompañamiento de todas las provincias generó expectativas en todos los municipios de la provincia. Es que el envío de fondos a las comunas podría modificarse con la aprobación de esta reforma, que entre los cambios que propone está la eliminación del impuesto a los Ingresos Brutos.

En diálogo con El Ancasti, el intendente de la Capital, Raúl Jalil, destacó que hasta que no se apruebe esta reforma tanto a nivel nacional como provincial, no se sabrá a ciencia cierta si las partidas municipales podrían sufrir alguna variante. De igual forma, indicó que la Capital avanzará con lo planificado para el año próximo en el presupuesto 2018, que está en análisis en el Concejo Deliberante de la Capital.

Para el año próximo, el Municipio de la Capital presentó un presupuesto de 2.179 millones de pesos.
El proyecto contempla una pauta de inflación del 15,7% y una pauta salarial del 16% de incremento en tres etapas. Por su parte, la Municipalidad contempló $400 millones para un plan de obras públicas.

“El presupuesto 2018 del Municipio ya fue enviado al Concejo Deliberante y lo están tratando ahí. Con el anuncio de la reforma, podrían cambiar algunas cosas, pero hasta que no se apruebe no podemos decir qué”, dijo el jefe comunal capitalino, a lo que añadió que la aprobación del presupuesto se va a dar independientemente de la discusión por la reforma tributaria, teniendo en cuenta que es una herramienta importante para el funcionamiento del municipio. “Muchos municipios ya aprobaron sus presupuestos, independientemente de lo que ocurra con la reforma”, advirtió.

Además de la reforma tributaria, Jalil recordó que el Pacto Fiscal firmado entre Nación y las provincias también contempla la modificación de la ley de coparticipación federal. “En el caso nuestro, que el 70% de nuestros recursos proviene de  lo que nos llega de la coparticipación, nos modificaría mucho el panorama, pero no sabemos si efectivamente esa modificación se va a dar en el Congreso”, sostuvo.

Bono para docentes

Por otra parte, Jalil se refirió al pedido de un bono salarial para los docentes de sistema educativo municipal. Nosotros hemos citado para la primera semana de diciembre a los gremios docentes para analizar los pasos a seguir. Estamos esperando la recaudación de noviembre para ver qué medidas tomar, siempre con la prudencia que corresponde”, indicó el jefe comunal.

Luego de que se conociera que la comuna dará un bono de 3.000 pesos a los empleados municipales a pagarse en dos partes, los gremios docentes municipales exigieron un premio de fin de año de 5.000 pesos.

Pero aparte de los planteos salariales, el Intendente destacó la metodología que viene tomando la comuna de arrancar las paritarias docentes con varios meses de antelación. “Nosotros hemos tomado la decisión de arrancar la discusión salarial en diciembre y no en marzo”, sostuvo.

En ese marco, señaló: “Si bien desde la comuna somos conscientes de la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, también debemos ser prudentes con el uso de los recursos”.
En este caso, el intendente volvió a plantear que la reforma tributaria también tendrá impacto en lo que es la política salarial.