Las autoridades hicieron una fuerte apelación a la responsabilidad personal de la población para evitar encuentros por el Día del Amigo que puedan vulnerar los cuidados requeridos ante la pandemia de COVID-19, al tiempo que se dispuso reforzar los controles en las zonas críticas. En Catamarca, el Gobierno apeló a una campaña en las redes con el eslogan: “Cuido a mis amigos, me quedo en casa”.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, fue quien apeló a la responsabilidad social en el reporte de ayer.
“Viene el Día del Amigo y los encuentros no están autorizados donde rige el aislamiento social, preventivo y obligatorio: San Fernando (Chaco), en AMBA y en la provincia de Jujuy”, recordó Vizzotti. En cuanto a las jurisdicciones donde sí se permiten los encuentros, apuntó que el riesgo en estas reuniones “es más alto en lugares cerrados, cuanto más cerca y más tiempo estemos y cuando realizamos actividades más intensas” y pidió “entender la importancia por la cual por ahora tenemos que seguir postergando estos encuentros y saber que falta menos si cumplimos con las recomendaciones”. “Lo que hagamos cada una, cada uno, es clave, tenemos que seguir cumpliendo las recomendaciones”, dijo la funcionaria.
En algunos lugares del país, donde ya funcionan bares y restaurantes, los controles estarán puestos en evitar que se supere la cantidad de personas permitidas y se respeten los horarios habilitados, tanto en esos locales como en domicilios particulares. En otros, como el AMBA, la preocupación apunta a las fiestas clandestinas, a los encuentros en espacios públicos y a la circulación interjurisdiccional de personas. En Jujuy, por ejemplo, el gobernador Gerardo Morales estableció multas de hasta 340 mil pesos para quienes sean descubiertos en festejos por el Día del Amigo.
El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires anunció que reforzará los controles de tránsito para evitar la circulación interna en la Capital Federal y también los traslados hacia o desde el conurbano. En especial monitorearán a aquellos vehículos en los que se observe la presencia de varias personas a bordo y exigir a todos los circulantes el permiso correspondiente.
“Pedimos que la gente no se junte en los espacios públicos, ni en las casas. No podemos poner a un policía a controlar en cada casa. Las reuniones son el mayor riesgo de contagio”, enfatizó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
En algunas provincias los festejos podrán concretarse bajo ciertos protocolos en bares o restaurantes, mientras que en otros lugares se dispuso postergar la celebración o convertir el Día del Amigo en la Semana del Amigo para evitar concentrar las reuniones en una sola jornada. En Rosario, el municipio acordó con el sector gastronómico y postergó la fecha del festejo en principio para el mes de septiembre, una medida similar a la adoptada en Tucumán, que lo corrió al 21 de septiembre.
En Córdoba, los amigos podrán reunirse a festejar en locales gastronómicos, pero solo hasta las 23 y con un Las autoridades hicieron una fuerte apelación a la responsabilidad personal de la población para evitar encuentros por el Día del Amigo que puedan vulnerar los cuidados requeridos ante la pandemia de COVID-19, al tiempo que se dispuso reforzar los controles en las zonas críticas. En Catamarca, el Gobierno apeló a una campaña en las redes con el eslogan: “Cuido a mis amigos, me quedo en casa”.
máximo de seis personas por mesa, mientras que están prohibidas las celebraciones en domicilios particulares. En Mendoza estarán habilitados bares y restaurantes, siempre que se reserve antes el lugar, y hasta las 23. En las mesas de los comercios no podrá haber más de seis personas.
En San Juan se podrán hacer festejos en locales gastronómicos con un máximo de seis personas por mesa y con la 1:00 del martes como hora límite, mientras que en casas particulares se permitirán hasta doce personas pero hasta las 24. La particularidad es que en bares y restaurantes sanjuaninos en cada mesa solo se dispondrá de una hora
para la celebración, ya que la intención de los comerciantes es que haya rotación para permitir tandas que serán separadas por tareas desinfectantes de los locales.