Con el auge de la enseñanza online fruto de la crisis sanitaria, el mantenimiento de los altos niveles de integridad académica es uno de los principales desafíos para las escuelas y universidades en su adaptación al nuevo escenario digital pospandémico.

Busca la concentración en los vídeos de ‘Estudia conmigo’ de YouTube

Existen diversas soluciones que pueden ayudar a las instituciones en uno de los principales problemas que plantea la educación a distancia: el fraude y mala conducta académica en la elaboración de trabajos.

Las nuevas tendencias en esta materia son cada vez más sofisticadas y, por lo tanto, requieren medidas cada vez más avanzadas para detectarse. Una de las últimas y más innovadoras propuestas es Turnitin Originality, una herramienta que utiliza tecnología de vanguardia para descubrir un plagio.

En España, unos 100.000 hogares con niños no pueden conectarse a internet.

“Originality transforma la comprobación de similitud de textos en un nuevo estándar de integridad académica”, dicen sus creadores. Así, utiliza tecnología integral para ayudar a disuadir el trabajo no original y “apoyar a los estudiantes en el aprendizaje de cómo atribuir correctamente las ideas y conceptos de otros autores”.

La nueva solución garantiza la originalidad del trabajo de los estudiantes al cotejar su trabajo con la colección online “más completa del mundo de contenido académico en papel”, que contiene una base de datos online, publicaciones académicas, así como un repositorio mundial de trabajos de estudiantes.

Las apps de videoconferencias han multiplicados sus usuarios durante la pandemia del coronavirus

Al revisar las presentaciones de los alumnos, Turnitin Originality también examina si el trabajo presenta indicios de no haber sido escrito por el estudiante que dice ser el autor. Las investigaciones sugieren que esta práctica, conocida como ‘fraude por contrato’, podría ser practicada por hasta uno de cada siete estudiantes a nivel mundial.

La herramienta puede incluso ayudar a identificar el plagio de códigos o las manipulaciones de texto utilizadas por el estudiante en un intento de ‘vencer’ al sistema. El objetivo es ayudar a los estudiantes a que vuelvan a realizar un esfuerzo honesto antes de que las malas prácticas académicas se arraiguen, ayudándoles a evitar ponerse en riesgo de ser descubiertos.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.