A partir de hoy y hasta mitad de octubre, las naves y los rovers que posee la NASA en Marte estarán incomunicados con la Tierra. Esta interrupción se debe al fenómeno de la conjunción solar que ocurre cada dos años terrestres cuando Marte, el Sol y la Tierra están plenamente alineados por este mismo orden mencionado. 

Este hecho provoca que se interfiera en las comunicaciones que se realizan, por ende, es imposible que exista dicha conexión por culpa del gas yodado generado. Durante este periodo, la NASA no suele enviar ningún comando a los artefactos que tiene instalados en el planeta rojo, debido a que resulta imposible predecir qué datos pueden llegar y qué puede ocurrir. 

Esto también significa que un envío dañino puede ocasionar órdenes incorrectas y provocar deterioros en los rovers. Básicamente, durante un poco más de dos semanas, las misiones de Marte tendrán que ingeniárselas por cuenta propia sin recibir ningún tipo de orden y recibir información valiosa. La interrupción de las comunicaciones se producirá por completo entre el 2 de octubre y el 16 de octubre, aunque las fechas pueden variar debido a que ciertas misiones se podrán comunicar lo antes posible con la Tierra.

Estos son los artefactos operativos que tiene la NASA en Marte

Durante ese tiempo las misiones marcianas realizarán las siguientes acciones:

  • El rover Perseverance capturará nuevos sonidos con sus micrófonos y tomará medidas meteorológicas a través de los sensores ‘Mars Environmental Dynamics Analyzer’, demás, buscará remolinos de polvo con sus cámaras.
  • El helicóptero Ingenuity permanecerá en su ubicación a 175 metros del Perseverance, además, comunicará su estado de manera semanal al rover.
  • El rover Curiosity también cogerá medidas meteorológicas utilizando los sensores ‘Rover Environmental Monitoring Station’, medirá la radiación y buscará remolinos de polvo con su conjunto de cámaras.
  • El método de aterrizaje estacionario InSight seguirá usando su sismómetro para detectar temblores.
  • Y los orbitadores de la NASA, Odyssey, Mars Reconnaissance Orbiter y MAVEN continuarán transmitiendo datos de las misiones la Tierra, además de recopilar su propia ciencia.

Los ingenieros pasarán aproximadamente una semana descargando la información antes de que se reanuden las operaciones normales de la nave espacial. Si los equipos que supervisan estas misiones determinan que ciertos datos científicos recopilados se han dañado, podrían volver a retransmitirse.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.