El Frente de Unidad y Solidaridad Sindical (FUSSI) volvió a marchar ayer, en contra del proyecto de reforma del Estado, que impulsa el Gobierno provincial y que se encuentra en análisis de la Cámara de Diputados. Además, reclamaron por una recomposición salarial de todos los trabajadores del Estado provincial.
La concentración inició a las 9, en la sede de ATE, en la esquina de Prado y Ayacucho, y cerca de las 10, las columnas de los manifestantes comenzaron a marchar por Ayacucho hacia la Legislatura. Luego de dar una vuelta por las calles que rodean al edificio legislativo, los gremios se aportaron sobre el ingreso principal del Poder Legislativo, en calle República, y comenzó la alocución de los representantes de los diferentes gremios que componen el FUSSI y organizaciones de Izquierda, que se sumaron a la marcha.
En ese marco, el coordinador de la intersindical, Iván Sarquis, explicó que el motivo de la marcha fue defender los derechos de los trabajadores, que se ven afectados con las modificaciones propuestas en el proyecto de reforma del Estado. “Estamos cansados de que el trabajador sea el objetivo de todos los ajustes y no vamos a permitir que se siga abusando de sus derechos. Estamos aquí para defender a aquel que no tiene voz, que, por alguna razón, no tiene un gremio y que es el más indefenso ante los abusos”, afirmó.
Por su parte, el secretario general de ATE, Ricardo Arévalo,  lanzó duros cuestionamientos a la gestión de Raúl Jalil, al considerar que “este gobierno tiene actitudes dictatoriales. Con esta ley, quiere achicar el Estado público para favorecer al gobernador que es un gran empresario y que quiere todo para sus amigos. Por eso, estamos aquí para decirle que no queremos ninguna reforma laboral de ajuste”.
Arévalo también se manifestó contra los legisladores al expresar que “hoy, tienen la gran responsabilidad de no dar lugar a esta ley, que afecta a los trabajadores, que afecta el trabajo de la gente”.
Desde la intersindical anticiparon que todos los miércoles, día en que sesiona la Cámara de Diputados, se repetirá la marcha con la intención de evitar que se avance en la sanción de la ley de reforma del Estado.
La movilización también tuvo réplicas en diferentes departamentos del interior, encabezadas principalmente por ATE.