Un estremecedor caso se conoció el viernes a la noche, luego de que una joven madre fuera ensangrentada a la Maternidad Provincial y les dijera a los enfermeros que había abortado. La adolescente de 18 años estaba sin la criatura. Minutos más tarde un familiar se presentó ante los médicos con el bebé, sin vida, en una bolsa de nailon.

Cerca de la medianoche del viernes la guardia de la Maternidad se vio interrumpida con el ingreso de la adolescente. Tenía manchas de sangre en su ropa. Había llegado en compañía de la madre de su pareja y tras contarles lo ocurrido al personal médico, la internaron inmediatamente.

Shockeada, logró contarles a los médicos que había realizado los trabajos de parto sola en su habitación, en una casa de la localidad de El Bañado, departamento Valle Viejo. Más tarde un pariente trajo el cuerpo sin vida dentro de una bolsa de nailon. Los médicos lo examinaron y en base a las averiguaciones realizadas, surgió que tendría cuarenta semanas de gestación. La adolescente habría dado diversas versiones de lo ocurrido e incurría en contradicciones, por lo que desde el centro de salud le avisaron a la Justicia.

El caso fue puesto en conocimiento de la Fiscalía de Instrucción N° 1, a cargo de Víctor Figueroa, quien ordenó que el cuerpo del bebé sea trasladado a la morgue municipal en donde se le realizó la autopsia. El informe preliminar del médico forense fue concluyente: la causa de muerte fue un severo traumatismo de cráneo y que la lesión no sería producto de una caída accidental, sino que habría sido arrojado contra el suelo.

A su vez, los facultativos médicos practicaron una docimasia pulmonar, en la que se confirmó que la criatura había nacido con vida.

Ante estos informes la fiscalía dispuso que la joven internada quede con custodia policial y sería inminente que en las próximas horas pase a calidad de detenida e imputada por el delito de “homicidio calificado”.

Investigación

Según revelaron las fuentes a El Ancasti, la madre habría intentado mantener oculto el embarazo al resto de su familia.

El hecho ocurrió en una habitación en la casa de los padres de su novio, en donde se habría encerrado. Según trascendió, no se habría sometido a ningún control sanitario durante su embarazo.
Por otro lado, se conoció que La Justicia dispuso que se le realicen pericias psiquiátricas a la joven y que se efectúen entrevistas para conocer el ámbito en el que vivía la adolescente.