Un estadounidense ha construido su propia máquina de rayos X después de recibir una factura del hospital de 69 210 dólares (unos 59 mil euros). El hombre, llamado William Osman, decidió fabricar su propio aparato porque el precio de la factura se debía principalmente por una radiografía.

En Estados Unidos, los ciudadanos que no tienen un buen seguro médico se ven obligados a pagar cantidades ingentes de dinero. Por ello, a pesar de que no se recomiende realizar radiografías fuera de un centro sanitario por el riesgo de padecer cáncer, Osman quiso comprobar si sería más barato fabricar su propia máquina de rayos X casera.

Los materiales que el estadounidense usó para crear el dispositivo fueron:

  • Un tubo de rayos X que le costó 115 dólares. 
  • Una máquina de rayos X dental rota. La consiguió a través de eBay
  • Un rollo enorme de hoja de plomo
  • Unos cuantos contenedores Geiger
  • Un suministro eléctrico que proporciona hasta 60.000 voltios.

Todos estos elementos le costaron menos de lo que le costó la radiografía. No obstante, en el propio vídeo de YouTube en el que habla de ello, también alerta de los peligros que hay detrás de los rayos X. De hecho, él asegura que “es el artilugio más peligroso” que ha fabricado nunca.

El riesgo que supone la exposición a la radiación de estas máquinas es tan grande que algunos departamentos de salud han desarrollado un registro de pruebas de diagnóstico de la imagen. A través de ellos, conocen la dosis de radiación que una persona puede acumular.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.