El Gobierno demoró la semana pasada el envío a la Legislatura del proyecto por el
cual busca declarar la necesidad de la Reforma del Estado en materia administrativa
y funcional en los tres poderes del Estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial). Más allá
de ello, el último borrador de la iniciativa incluye dentro de su articulado una nueva
disposición: cortar el uso de adscripciones para que el personal pase de un área a
otra o de un poder a otro.
El borrador del proyecto, desde que se anunció la intención de reforma el Estado,
tuvo una serie de modificaciones que pasaron de incluir nuevos artículos, quitar otros
y también corregir algunos. El Gobierno pretendía enviar la iniciativa a la Legislatura
en el transcurso de la semana pasada. Sin embargo, en esos siete días cambió la
relación con el Frente de Gremios Estatales de Catamarca (FUSSI), quienes hicieron
una serie de observaciones y le quitaron el acompañamiento.
Ahora bien, existen diferencias entre el texto del proyecto que se le presentó a los
sindicatos y último borrador de la iniciativa. Para el caso, se incluyó un nuevo artículo
en el capítulo sobre el régimen de empleo público y movilidad laboral. Cabe señalar
que el grueso de esta sección no tuvo mutaciones.

Raul Jalil, Jorge Moreno, Susana Peralta
Raul Jalil, Jorge Moreno, Susana Peralta

Es decir, con el paso de borrador a borrador continúa la idea de que la transferencia
de un empleado hacia otra jurisdicción implique la supresión del cargo o partida
presupuestaria en su lugar de origen. Ello también significa la creación del cargo o
dar el alta en la partida presupuestaria en el lugar de destino del trabajador.
Además, sigue en carrera el artículo por el cual se indica que el personal alcanzado
por el régimen de estabilidad “que resulte afectado por medidas de reestructuración
que comporten la supresión de organismos, dependencias o de las funciones
asignadas a las mismas, con la eliminación de los respectivos cargos, será reubicado
en un nuevo organismo garantizándose su estabilidad, antigüedad y carrera
administrativa”.
Tal como lo publicó este medio, tiene continuidad dentro del último boceto del
proyecto de la reforma el capítulo que dispone que los trabajadores del Estado pasen
a planta permanente de forma automática una vez transcurridos los dos años de
prestación de servicios efectivos y continuos. Se debe recordar que para esta
disposición se dejó afuera al personal de gabinete (funcionarios).
Así las cosas, el último borrador agrega una prohibición por la cual se apunta a cortar
con los pases de los trabajadores estatales a otras áreas. Según el texto, se busca
prohibir una vez entrada en vigencia la ley “la movilidad del personal a otro
organismo distinto al de su origen presupuestario, a través de adscripción, afectación,
comisión de servicios o cualquier otra modalidad de cesión transitoria de servicios del
personal”.