Un clima de tensión y preocupación se vivió ayer durante el Jury que se lleva a cabo en contra del fiscal Roberto Mazzucco (h), cuando su padre Roberto Dionisio Mazzucco (juez de la Cámara Penal Nº 1) se descompuso y debió ser trasladado por personal médico del Same a un nosocomio privado, donde permanece internado.
Presuntamente, según los abogados de la defensa, el camarista sufrió dos preinfartos, por lo cual se peticionó la suspensión hasta el próximo lunes. Al cierre de edición el estado de salud del magistrado era estable.
El fiscal acusado responsabilizó a la presidenta del tribunal Vilma Molina, ya que debió atravesar una dura situación al ver que su padre fue desalojado del juicio político por interrumpir a un testigo.
Aparentemente, lo que habría motivado la reacción del magistrado que se encuentra con licencia médica de sus funciones, es que uno de los testigos, el ingeniero Vicente Roberto Ares, lo mencionó en su testimonio.
Según Ares, en sus declaraciones realizadas bajo juramento, ratificó las acusaciones en contra del fiscal objeto del jury y además agregó que habrían buscado al abogado José Furque, el cual mencionó adelante de un grupo de al menos cinco personas, que mantenía una «enemistad manifiesta” con la familia Mazzucco, pero prescindieron de los servicios, ya que el letrado habría pretendido involucrar a los denunciantes en una «especie de cruzada” en contra de la Corte de Justicia.
En ese contexto, el ingeniero relató una anécdota que le habría narrado Furque: «Él nos contó que Mazzucco padre e hijo eran delincuentes -yo interpreté como una enemistad manifiesta- e incluso que una vez tuvieron un cruce en un juicio porque que el abogado había ido sin corbata y el juez- Mazzucco padre-lo había sacado de la sala de audiencias porque no tenía corbata. Entonces, a modo de reprimenda el penalista le habría hecho sacar un crucifijo, aduciendo que no era católico y que no quería que esté en el juicio”.
Estas declaraciones fueron interrumpidas por el mismo Roberto Dionisio Mazzucco, quien dijo: «No voy a permitir que este personaje difame mi persona y ustedes como tribunal no deberían aceptar ese tipo de declaraciones” e intentó explicar que él nunca sacó el crucifijo.
Inmediatamente, la presidenta del tribunal, Vilma Molina respondió: «Doctor, si no le gustan los comentarios, lo invito a desalojar la sala, el testigo puede declarar libremente”, por lo que el magistrado ofuscado se retiró de la sala seguido por su esposa.
Tras intentar proseguir con el testimonio del ingeniero, el debate se vio interrumpido ya que los presentes advirtieron la situación puertas afuera.
El hecho despertó la furia de Roberto Mazzucco hijo, quien cargó contra la presidenta del tribunal: «Si a mi papá le llega a pasar algo, la responsabilizo a usted, le acaban de dar dos preinfartos porque usted no supo detener esta infamia en contra de mi padre, que es una persona muy católica”, remarcó y además tildó a la magistrada de no poder controlar el orden y el curso de la audiencia de debate en su contra.
La jueza rechazó dichas acusaciones y devolvió la responsabilidad sobre el acusado: «Para aclarar a la prensa, no asumimos la responsabilidad que nos atribuye el doctor Mazzucco del infarto del padre, ya le atribuyó a la doctora Sesto (de Leiva, la ministra de la Corte) el suicidio del hermano, es muy grave que me atribuya a mí, algo del padre. Realmente estoy muy molesta, después de tomar agua vamos a continuar con el debate”.
Por su parte, el abogado Leonardo Berber, por cuestiones humanitarias solicitó que la audiencia sea suspendida, hecho que se le concedió por decisión de la mayoría de los integrantes del Jury.
El juicio se desvirtuó a partir de esta situación y llamó la atención que el abogado defensor José Furque -actual abogado de Mazzucco en el Jury- inició una especie de careo con el testigo, el cual debió ser interrumpido por el tribunal.
Momentos antes del episodio que desencadenó el testimonio de Ares, el testigo Carlos René Cancino relató supuestas injusticias que tuvo que pasar luego de que fuera desalojado de su propia casa, por una denuncia de Rufo Varas, quien según se enteró, le habría pagado 150 mil pesos a Mazzucco para que lo desaloje.
Luego, fue el turno del juez de Control de Garantías, Héctor Rodolfo Maidana, quien admitió que no leyó el expediente y autorizó el desalojo a la familia Cancino, hecho que causó un gran perjuicio moral y económico para ellos, según manifestaron.
En cuanto a declaraciones polémicas, el fiscal Víctor Figueroa sacó a luz una relación conflictiva con el fiscal Ezequiel Walther, a quien tildó de «soberbio”, ya que cuando era parte también junto a Mazzucco de la Unidad Criminal, tenían problemas para lidiar con su par que ahora pertenece a la fiscalía de instrucción Nº 4.
El tribunal, antes de declarar le recordó a Figueroa que fue acusado por varios testigos, por lo cual, lo que declare podía ser usado en su contra.
Finalmente, tras suspender los plazos el tribunal pasó el debate a un cuarto intermedio para el próximo lunes a las ocho y media.

Roberto mazzcco, jucio a mazzucco, justicia de catamarca
Roberto mazzcco, jucio a mazzucco, justicia de catamarca
Artículo anteriorCorpacci firmó la sustentabilidad fiscal
Artículo siguienteAcusaciones cruzadas y deslindes de responsabilidades
Catamarca Provincia, Diario de Catamarca, provincia del Norte de Argentina, con toda la información de la región actualizada y seleccionada. https://catamarcaprovincia.com.ar/ Esta compuesta por 3 comunicadores que trabajan para informar los eventos mas destacados y de interés, desde política a Entretenimiento y Virales.