La megacausa abierta a partir del hallazgo de los cuadernos del chofer Oscar Centeno, quien al parecer llevaba una minuciosa contabilidad extraoficial que desnudaría la trama de coimas y retornos entre grandes empresarios vinculados con la obra pública, comienza a relacionarse directamente con Catamarca.
Ayer, la nota del día fue la detención del empresario Sergio Taselli, quien se había presentado a declarar espontáneamente.

Sergio Taselli, EDECAT Catamarca
Sergio Taselli, EDECAT Catamarca

El nombre de Taselli es bien conocido por los catamarqueños, porque fue quien administró la empresa EDECAT durante gran parte de la gestión del Frente Cívico y Social, y también era mencionado en los famosos cuadernos.
El controvertido ejecutivo, vinculado a la explotación del servicio de ferrocarriles y con varias causas por vaciamiento de empresas encima, fue apresado tras presentarse a declarar de forma espontánea ante el juez Claudio Bonadio, a cargo de la investigación.
Taselli también tuvo serios problemas y contratiempos con las concesiones del servicio eléctrico que operaba en el interior del país.
En Catamarca, en 2011, se le rescindió la concesión días antes de asumir Lucía Corpacci, por la falta de inversiones y diversos incumplimientos. Taselli respondió con una demanda contra la Provincia.
En la Justicia local tuvo causas abiertas relacionadas con el vaciamiento y el manejo irregular de EDECAT, incluyendo la aparición de supuestos comprobantes de depósitos millonarios en Suiza de fondos de la firma catamarqueña.
Según los cuadernos de Centeno, en 2013 Taselli entregó un bolso lleno de dinero a Roberto Baratta, como uno de los que en el 2013 habría entregado un “bolso lleno de dinero” al entonces funcionario del Ministerio de Planificación.

“López me pidió…”

Esta conexión catamarqueña con los “cuadernos de la corrupción”, se suma a las repercusiones nacionales de la vieja denuncia del empresario Jorge Marcolli, quien en la televisión nacional (Canal Todo Noticias) ratificó que López le exigió coimas personalmente.
“Me dijo que si no depositaba los porcentajes necesarios (un 3 por ciento del total) no tenía posibilidad de ejecutar ninguna obra. Me maltrató. Y como yo soy un hombre vehemente, reaccioné y me hizo sacar con la Policía Federal”, declaró. El exfuncionario ubica estos acontecimientos en el año 2004, causa que se investiga en la Justicia Federal local y cuyas circunstancias no son novedosas, pero adquirieron una dimensión distinta al relacionarse con lo que sucede a nivel nacional.
Vínculos catamarqueños para la causa que concita la atención del país, y que al parecer recién comienza.