Compartir

La explicación sobre el faltante de documentación por las inundaciones en Bañado de Ovanta para las rendiciones de cuentas de parte de Elpidio Guaraz sembró dudas. Se cuestiona, por una parte, que el agua haya dañado los documentos en el edificio municipal y, por otra, las facultades mentales del jefe comunal.
Sucede que a Guaraz (FJPV) se lo intimó a devolver $10.747.000 -por rendiciones de cuentas del primer semestre de 2014- tras dos ausencias a indagatorias del Tribunal de Cuentas (TC).
El Intendente, a través de Facebook, responsabilizó al diputado nacional Gustavo Saadi (Elijo Catamarca) de “persecución” y aludió que personal del TC fue testigo de que la documentación se dañó tras los temporales: “La misma gente del Tribunal de Cuentas ha constatado que mucha documentación del municipio se había dañado por el temporal y las crecientes”.
En este contexto, se le consultó al edil en Bañado de Ovanta, Mario Orlando Páez (FJPV), respecto a la veracidad de los dichos por parte de Guaraz.
En diálogo con este medio, el concejal dudó de que se haya afectado la documentación en cuestión, salvo que los papeles hayan estado en el piso del palacio municipal.
“No se inundó, entró agua en el piso nada más”, dijo el concejal. Es que, según explicó Páez, “Bañado de Ovanta se inundó en un 70 por ciento aproximadamente, pero en lo que  respecta a la Municipalidad, fue afectada únicamente con un poco de agua que entró en el piso”.
Sin perjuicio de ello, el concejal contempló que “si llegó a tocar algún papel”, implicaba que haya sido “únicamente estando en el piso”.

Dudas
Por su parte, el legislador nacional Gustavo Saadi dudó de las facultades mentales de Guaraz al evaluar sus “condiciones mentales para administrar un municipio”.
Acorde con el concejal, Saadi señaló que “la Municipalidad no se inundó”. “Si busca bien, seguramente los papeles tienen que estar en algún lado”. En esta línea, tildó de “excusa” la desaparición de “los expedientes y la documentación por las lluvias o los incendios”, acotando que “no se la cree nadie”. Saadi ironizó que igual excusa “utilizó el virrey Rafael de Sobremonte cuando se fugó con los fondos públicos”.
En diálogo con El Esquiú.com, comentó que no es la primera vez que el Intendente “se niega a cumplir con las leyes”. “No sólo se rebela contra el TC, sino también contra la propia Justicia”, cerró el legislador en la cámara baja del Congreso.

Canallada
El intendente capitalino Raúl Jalil salió en defensa de Saadi criticando el accionar del jefe comunal santarroseño.
El alcalde capitalino remarcó que “por primera vez en la historia legisladores nacionales actuaron priorizando la provincia: Gustavo votó la reforma previsional priorizando a nuestro interior”. Sucede que “entre esos intereses están incluidos también los de Bañando de Ovanta, que administra Elpidio Guaraz”.
Sin embargo, Jalil contempló que “él, como intendente, no es capaz ni de cumplir con su obligación, ya que todos los intendentes sabemos que debemos rendir cuentas porque administramos recursos públicos”.
“Guaraz tiene que cumplir con el TC, como corresponde, y rendir los 10 millones que son del municipio, no suyos. Es un despropósito que alguien que se niegue a cumplir con las leyes y salga a acusar de esta manera. Es una canallada”, apuntó Jalil.

PJ
El consejo provincial del Partido Justicialista emitió un comunicado instando a Guaraz a que “responda por la administración de la Municipalidad, que cumpla con las normas del TC y que detalle cómo utilizó el dinero de los vecinos de Bañado de Ovanta”.