Ayer, el Consejo Federal de Educación aprobó una propuesta para regresar a la
“presencialidad plena” en las escuelas a partir del próximo 1 de septiembre, en un
esquema con protocolos que incluye una distancia de 0,90 metros en las aulas, la
utilización obligatoria de barbijos, ventilación cruzada y otras medidas de cuidado.
Así lo informó el ministro de Educación, Nicolás Trotta, después de la reunión del
organismo en la que se analizaron y validaron los cambios en el protocolo de
asistencia a clases en los niveles primario y secundario en todo el país.
También ratificó el “compromiso” del Gobierno nacional en “acompañar” a las
provincias en la “adquisición” de diferentes insumos para poner en marcha la
presencialidad, tales como “medidores de carbono, kit de testeos y barbijos”, entre
otros.
Trotta señaló que “cada una de las jurisdicciones va a poder determinar la
progresividad” de las medidas aprobadas.
Además, aclaró que, en casos de aulas poco espaciosas, se aplicará medidas
preventivas adicionales.