Los científicos planetarios estiman que cada año, unos 500 meteoritos sobreviven al ardiente viaje a través de la atmósfera de la Tierra y caen a la superficie de nuestro planeta. La mayoría son bastante pequeñas y menos del 2% de ellas se recuperan alguna vez. 

Si bien la mayoría de las rocas del espacio pueden no ser recuperables debido a que terminan en océanos o áreas remotas e inaccesibles, otras caídas de meteoritos simplemente no se ven ni se conocen.

Pero la nueva tecnología ha aumentado el número de caídas conocidas en los últimos años. Un equipo de investigadores ahora está aprovechando los avances tecnológicos adicionales al probar drones y aprendizaje automático para búsquedas automatizadas de pequeños meteoritos

Los drones están programados para volar un patrón de búsqueda de cuadrícula en un ‘campo esparcido’ proyectado para la caída reciente de un meteorito, tomando fotografías sistemáticas del suelo en un área de estudio grande. Luego, se utiliza inteligencia artificial para buscar a través de las imágenes e identificar posibles meteoritos.

Un desafío para los drones

Sin embargo, encontrar meteoritos a partir de una caída observada puede ser muy difícil, ya que los meteoritos pueden estar dispersos en un área amplia.

El científico Citron le dijo a Universe Today que el principal desafío para configurar el sistema era ensamblar un conjunto de datos de entrenamiento para el clasificador de aprendizaje automático.

“Dado que una futura caída de meteorito podría ocurrir en cualquier terreno” – dijo por correo electrónico – “el sistema necesitaba un algoritmo de detección de objetos entrenado con ejemplos de muchos tipos de meteoritos en varios tipos de terreno. Para crear una red de detección de objetos debidamente entrenada, se requieren miles de imágenes de ejemplo”.

Citron y sus colegas reunieron imágenes de meteoritos de Internet y agregaron fotos “posadas” de meteoritos de su colección en varios terrenos. Esto les permitió entrenar adecuadamente el modelo de aprendizaje automático para minimizar la cantidad de rocas ordinarias marcadas como detecciones falsas.

Los meteoritos están marcados con banderas naranjas.
Los meteoritos están marcados con banderas naranjas.
Universe Today

Una pequeña ayuda para el ser humano

“Las caídas más pequeñas son más frecuentes, pero arrojan menos fragmentos de meteorito que, por lo tanto, son más difíciles de localizar”, dijo Citron. “Se necesitan aproximadamente 100 horas a un hombre para encontrar un fragmento de meteorito, por lo que si podemos mejorarlo, podemos tomar muestras de más de estas pequeñas caídas y obtener una mejor visión de las órbitas y, por lo tanto, de las regiones de origen de los meteoros entrantes”.

Un ejemplo de un pequeño meteorito recién caído in situ, encontrado y fotografiado por Geoffrey Notkin. Este espécimen es Ash Creek, un meteorito de piedra L6, que cayó el 15 de febrero de 2009 en el condado de McLennan, Texas, después de una brillante bola de fuego diurna. Esta fue la primera vez que se utilizó un radar Doppler para localizar especímenes. 

Un ejemplo de un pequeño meteorito recién caído in situ, encontrado y fotografiado por Geoffrey Notkin.
Un ejemplo de un pequeño meteorito recién caído in situ, encontrado y fotografiado por Geoffrey Notkin.
Universe Today

Los resultados no son perfectos. Si bien un dron de prueba detectó correctamente los meteoritos plantados, también hubo algunos falsos positivos. Podría pasar un tiempo antes de que los aviones robóticos sean lo suficientemente confiables como para proporcionar resultados precisos por sí mismos.

Sin embargo, las implicaciones para la ciencia espacial son significativas si la tecnología resulta precisa. Ayudaría a los científicos a detectar y potencialmente recuperar meteoritos que son demasiado pequeños para encontrarlos o demasiado remotos. Eso, a su vez, podría ayudar a identificar las fuentes de meteoritos e identificar las composiciones de las rocas

En pocas palabras, los drones podrían llenar los vacíos en la comprensión de la humanidad sobre los escombros cósmicos que aterrizan en nuestra puerta.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.