Un equipo de investigación de la Universidad Nacional de Singapur (NUS) han creado AiFoam, una “espuma inteligente” que imita el sentido del tacto de los seres humanos. De esta manera, se podría lograr que los robots percibiesen los objetos cercanos sin tan siquiera tocarlos.

AiFoam es un polímero elástico que, según sus investigadores, puede estirarse hasta un 230% sin romperse. El material fue desarrollado por una mezcla de fluoropolímero y un tensioactivo que reduce la tensión superficial. Gracias a estos elementos, la “espuma” logra dividirse en trozos y volver a unirse en una sola pieza.

AiFoam se estira hasta un 230% sin romperse.
AiFoam se estira hasta un 230% sin romperse.
NUS

El invento fue presentado por la universidad en mayo de este año. No obstante, sus resultados ya habían sido publicados anteriormente (en noviembre de 2020) en la revista Nature Communication.

Con este invento, los investigadores pretendían “demostrar que es posible replicar el sentido del tacto humano en un robot”. Su estudio, aseguran, “abre un nuevo paradigma en la interacción entre el hombre y la máquina para futuras aplicaciones”.

Para que la espuma detecte la presencia de un objeto (tal y como haría un humano con su dedo), cuenta con partículas microscópicas infundidas. Según los investigadores, esto permite que AiFoam perciba la proximidad de un humano, siendo capaz de detectar la presencia de los dedos humanos sin tocarse, a centímetros de distancia.

El modo de conseguir detectar la presencia humana sin tocar es imitando las terminaciones nerviosas de la piel. Bajo la espuma que se ve a simple vista, AiFoam esconde unos pequeños electrodos con forma de cilindro.

Al aproximar el dedo, las propiedades eléctricas de las partículas cambian. Los electrodos perciben esta alteración y la interpreta a través de un ordenador.

Mediante este invento, el robot es capaz de conocer la dirección de la fuerza aplicada o la cantidad de fuerza aplicada. Asimismo, AiFoam permite acercarse más a las interacciones humanas y un robot podría saber que un objeto en contacto está resbalándose.

Este material podría ser interesante para aplicarse en un futuro en las prótesis o en un equipo industrial que necesite máquinas de gran precisión.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.