River cayó de local

River perdió 1-0 con Argentinos Juniors en el cierre de la cuarta fecha de la Zona A de la Copa Liga Profesional. El único tanto del partido lo anotó Gabriel Florentín, que ingresó a falta de quince minutos y anotó un golazo con el tiempo cumplido.

 El joven de 21 años revelaría luego que formó parte de las divisiones formativas de River hasta los 15.

El Bicho volvió a ganar en el estadio de Núñez luego de 11 años, mientras que el Millonario ahora deberá reponerse rápido de cara al Superclásico ante Boca del próximo domingo en La Bombonera.

Con estos tres puntos, Argentinos marcha penúltimo en la Zona A de la Copa de La Liga, mientras que River, con seis unidades, se ubica en la sexta posición. En estos momentos, el Millonario está fuera de la zona de clasificación. 

El encuentro comenzó como suelen ser todos los partidos en los que actúa River: dominio de pelota, presión alta y triangulaciones. Así fue como llegó la primera ocasión muy clara. A los 6′, tras un rebote que dejó un intento de Matías Suárez, Milton Casco recibió dentro del área y remató al travesaño, tras la rápida salida del arquero Lucas Chaves. Dos minutos después, respondió Argentinos Juniors con Gabriel Hauche, que definió de tijera tras un centro aéreo. En este caso fue Franco Armani quien, bien ubicado, embolsó la pelota. El ex delantero de Racing fue uno de los jugadores más destacados junto con Gabriel Ávalos.

Desde ese momento y hasta el final, ambos equipos se disputaron la tenencia. River fue el que propuso, pero Argentinos de contragolpe buscó complicarlo. Así fue como llegó una doble acción a los 45′ para el Bicho. Otra vez, Hauche pudo convertir pero definió forzado y Armani achicó bien y despejó con un brazo. Acción siguiente, fue Ávalos quien bajó una pelota para el remate de media distancia de Cabrera, que salió apenas desviada.

Un minuto antes, una acción discutida por todos. Matías Suárez cayó en el área reclamando un penal inexistente de Quintana. El delantero de River sintió el contacto, que no fue para sancionar penal, y tampoco mereció segunda amarilla, como reclamó el equipo visitante, por simular, ya que el leve roce sí existió.

Marcelo Gallardo pareció haber tomado nota de esto, ya que en el complemento mandó a la cancha a Rafael Santos Borré por Matías Suárez, quien amonestado corría peligro de perderse el Superclásico ante Boca del próximo domingo en la Bombonera. Además, el Muñeco dispuso el regreso de Jonatan Maidana por Robert Rojas, quien acusó un golpe, y el de Agustín Palavecino por Jorge Carrascal (cambio táctico).

A los diez minutos del complemento, River pudo convertir tras un mal rechazo de Quintana, que le dejó servido el gol a Julián Álvarez. El delantero de River definió en el área chica y justo con la punta del botín despejó al córner el arquero Chaves. El pase entre líneas en el comienzo de la acción fue muy bueno.

Tres minutos después, una de las jugadas más polémicas: Álvarez habilitó de manera sensacional con un taco para Rafael Santos Borré que forcejea y cae luego de que Quintana le rocen el botín desde atrás. Fue un claro penal que no cobró Nicolás Lamolina.

Fue el mejor momento de River al promediar esta etapa y ya merecía romper el cero del marcador. Como ocurrió a los 17′, con un contragolpe perfecto que se llevó a Julián Álvarez a toda velocidad y un centro preciso para el cabezazo de Borré, que pegó en el palo derecho de Chaves, que nada podía hacer. Luego fue el turno de Palavecino, quien remató desde la medialuna y la pelota salió apenas desviada.

El final se dio a puro ímpetu de ambos lados, pero ninguno sin ser claro. Pelotazos en búsqueda de algún cabezazo salvador o algún remate de media distancia, que no terminaron siendo finos. Salvo por la última jugada del partido, cuando el joven surgido de la cantera Gabriel Florentín convirtió un golazo para el triunfo del Bicho, que sumó sus primeros puntos en el torneo. El joven de 21 años, que ingresó a falta de quince minutos, la colgó del ángulo superior izquierdo de Franco Armani, que no pudo hacer nada para evitar el tanto. Ya en la agonía del partido, Lucas Chaves se vistió de héroe con dos tapadas clave, a Borré y Palavecino, y también se erigió como figura.