Hoy se conoció que, durante la semana pasada, jóvenes estudiantes realizaron varias denuncias en contra de un profesor de informática, por el supuesto delito de acoso sexual. Algunas se realizaron ante la comisaria local y otras de manera mediática.

La situación entre el docente y las alumnas sería de tal gravedad, que las adolescentes dejaron de concurrir a la escuela el día en el que el acusado dicta su materia. En otros casos, las jovencitas le pidieron a sus padres que las cambiaran de escuela -pese a lo avanzado del calendario escolar-, por el constante acoso del que son victimas, no solo cuando el docente está al frente del curso, sino también por los mensajes  o llamadas que reciben en sus teléfonos celulares durante la madrugada, de parte del acusado.

La denuncia más reciente en la sede policial, la realizó la madre de una estudiante, de 41 años de edad en representación de su hija de 17 años, quien cursa sus estudios en la escuela Técnica N° 13, General San Martín, en el distrito de San José, departamento Santa María, hecho que recién trascendió ayer.

Si bien en la presentación policial, la denunciante identifica con nombre y apellido al profesor denunciado por acoso sexual, por el momento no será identificado para no entorpecer la investigación judicial.

Del relato de la madre de la estudiante a la policía, surge que, cuando el docente da clases, les susurra en el oído a las alumnas, les dice que tienen una cola linda y les hace invitaciones para fiestas, además de enviarles mensajes de textos via WhatsApp o llamarlas por teléfono después de la medianoche, con claras intenciones sexuales.

Al mismo tiempo, la mujer le indicó a los investigadores que supo de otra compañera de su hija a quien el profesor le hace lo mismo y que no serían solo ellas las víctimas del acoso.

Como consecuencia de esta situación, tanto su hija como otras compañeras, señaló la denunciante, dejaron de concurrir a la escuela el día que tienen clases con el docente acusado y hasta les pidieron a sus progenitores que las cambiaran de institución.

Por otra parte, voceros consultados, informaron que, además de la presentación policial, se supo que el hecho fue informado por los progenitores a los directivos del establecimiento escolar, donde se desempeña el docente acusado, pero que, hasta el momento, no se habría tomado ninguna medida, según lo manifestado por los progenitores, quienes piden que intervengan las autoridades de educación de la provincia.