La posibilidad del regreso a las aulas, ha generado en las últimas horas, que tanto los gremios educativos, los docentes y los mismos padres, activen sus posturas en vista a lo que sería el retorno a la presencialidad. Mientras tanto la Provincia define los pasos a seguir con la vista puesta, tanto en la evolución de la curva epidemiológica como en las pocas semanas que faltan para las vacaciones de invierno. Recordemos que según lo informado por el mismo Ministerio de Educación, estás se mantendrán según lo establece el calendario previsto y se iniciarán el próximo 12 de Julio y se extenderán hasta el 23.

Con poco más de dos semanas de por medio hasta el receso invernal, la mira vuelve a estar puesta en el estado sanitario de las escuelas y la cantidad de docentes que lograron acceder a las vacunas. Así lo indican los gremios, quienes vuelven a recordar que este punto no fue resuelto en la última instancia de conciliación obligatoria. Asimismo se aclara que los docentes tienen intención de volver a las aulas pero el condicionante es el mismo de siempre: garantías sanitarios para ellos y los alumnos.

Reunión

Mientras el Ejecutivo se define, más allá de confirmarse los dichos del ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien hoy en diálogo con una emisora local infirió como posible que se regrese a clases en algunos departamentos desde la próxima semana, ya la Intersindical adelantó a Diario La Unión que van a solicitar una reunión con Andrea Centurión para tener más detalles de esta medida.

Previa consulta a los afiliados, según adelantó Juan Godoy, secretario general de SUTECA, y ante la confirmación de la decisión política de la Provincia, se analiza también desde los gremios la postura de los padres. “Hoy es una decisión con consenso social. No es sólo una opinión política porque la gente quiere seguridad tener garantías sanitarias para no lamentar luego sobre los hechos consumados”, comentó Godoy.

Jorge Molas, secretario adjunto de ATECa  comentó a este diario el sentir de los docentes  y manifestó “ellos quieren volver porque no hay mejor manera de llevar adelante el proceso enseñanza-aprendizaje que compartiendo con el alumno pero lo único que pedimos nosotros es la vacunación y que el Estado garantice la salud de los docentes y de los niños y jóvenes”.

Mientras se cumplan las garantías básicas, los gremios no serían un obstáculo para la vuelta a las aulas pero plantearán nuevamente ante la ministra de Educación, de concretarse el encuentro, los puntos básicos sanitarios que se deben cumplir en todo el ámbito provincial. “No queremos que la vuelta a las escuelas signifique el contagio no sólo de los docentes sino de los alumnos, Por eso no hay que apurarse y hay que hacer las cosas con tranquilidad, por el bien de la población”, sentenció Molas.