Pandora, la tercera empresa fabricante de joyas más grande del mundo, dejará de emplear diamantes reales en sus creaciones. Según ha anunciado la marca, el próximo año todos sus diamantes serán sintetizados en laboratorios.

La decisión de Pandora es el resultado de años de perfeccionamiento. Después de una ardua y duradera investigación, la marca ha conseguido crear diamantes sintéticos casi indistinguibles de los naturales y que son químicamente idénticos. Estos diamantes se producen en cámaras de microondas que funcionan con temperaturas y presiones muy altas.

Este sistema, a pesar de necesitar enormes cantidades de energía, resultan ser mucho más económico que extraer minerales del suelo. Según ha informado el Washington Post, llegan a ser hasta 10 veces más baratos.

“Básicamente, podemos crear el mismo resultado que ha creado la naturaleza, pero a un precio muy diferente”, comentó Alexander Lacik, el director ejecutivo de Pandora. Según él, se puede llegar a fabricar lo mismo por un tercio del precio que cuesta un diamante extraído.

La extracción de diamantes cayó enormemente en 2020

El año pasado, la producción mundial de diamantes creados en laboratorios aumentó entre 6 y 7 millones de quilates. Esto supuso una disminución de los diamantes extraídos de las minas: en 2020 la cifra cayo a 111 millones de quilates naturales. Aunque pueda parecer una gran cantidad de minerales, según un informe del Antwerp World Diamond Center y la consultora Bain & Company, en 2017, alcanzó un máximo de 152 millones.

En materia ambiental, los diamantes fabricados en laboratorio necesitan mucha energía para producirlos. Entre el 50 % y el 60 % de ellos provienen de China, donde se crean mediante una “tecnología de alta presión y alta temperatura” y utilizan una electricidad a base de carbón.

Sin embargo, en EEUU, hay un mayor enfoque en el empleo de energía renovable. Diamond Foundry, el mayor productor estadounidense, asegura que su proceso es “100% hidroeléctrico, lo que significa cero emisiones”.

Esta nueva forma de fabricar la joyería puede resultar más atractiva a los clientes más jóvenes que cada vez están más concienciados con los derechos humanos y el medioambiente. Laick explicó a la BBC lo siguiente: “Queremos convertirnos en una empresa con bajas emisiones de carbono. Tengo cuatro hijos, dejaré esta tierra algún día, y espero poder dejarla en una mejor forma de la que tal vez hemos creado en estos últimos 50 años”.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.