El GEM viene compitiendo desde hace varias elecciones en el contexto provincial
pero el 11 de agosto marcará un antes y un después de esta alianza, ya que
incorporó figuras y partidos que quedaron al margen de otras fuerzas electorales y
que ahora se aglutinan detrás de este objetivo. Una de las figuras más importantes
será la del actual concejal Simón Hernández, que intentará acceder a la intendencia y
será acompañado en la lista de concejales por figuras independientes, del Partido
Movilización y del radicalismo.
El propio Hernández, durante una de las caminatas que realizan a diario por los
diferentes circuitos de la ciudad, comentó que “el GEM (Gente En Movimiento) es
una fuerza con identidad propia pero que por supuesto tiene fuerte influencia de lo
que fue el Frente Cívico y Social”. “Nos quedamos con sus valores, muchos
seguimos con aquellas consignas”.

Simon Hernandez, Concejal Simon Hernandez
Simon Hernandez, Concejal Simon Hernandez

El Partido Movilización fue uno de los socios fundadores de aquella alianza que se
quedara con el gobierno provincial y municipal después de la intervención de la
década del 90, pero que por los vericuetos políticos quedara relegado del armado de
Juntos por el Cambio, ahora casi cien por ciento radical.
Con respecto a esto, Hernández aseguró: “Lo veníamos palpando: la intención de
dejar de lado a quienes veníamos creciendo dentro de esa alianza era notoria. Yo
creo que nos pusimos los pantalones largos y llegamos a un punto de madurez que
también venía reclamando la sociedad. Por eso el GEM que se trajo los valores del
Frente Cívico y Social, y la gente nos lo dice en la calle”.
Sin embargo, el precandidato a intendente no quiso quedarse en la nostalgia frentista
y comentó que “las demandas y necesidades no son las mismas que en aquella
época del FCS, algunas siguen siendo las mismas pero la mayoría han ido
cambiando”. “Los catamarqueños, de una vez por todas, debemos resolver nuestros
propios problemas desde el sentido común, teniendo en cuenta la opinión de
sectores como la Unión Comercial, Unión Industrial, planificar la ciudad con la Unión
de Arquitectos, de Ingenieros. Tener en cuenta la opinión de los vecinos y de
instituciones como centros vecinales y clubes y utilizar el presupuesto participativo
para las obras de cada circuito”.
Al mismo tiempo, agregó otras propuestas a tono con las nuevas exigencias:
“Fomento a herramientas que tiendan al empleo privado, control del uso de los
recursos públicos, seguridad, turismo, emprendedurismo, desarrollo urbano
sustentable, escuelas de oficios y deportivas para jóvenes y adultos mayores”.