Un total de 57 fiestas privadas o clandestinas fueron desarmadas por personal policial durante el fin de semana en el marco de los estrictos controles realizados durante el fin de semana. El registro corresponde a lo actuado solo en la Capital, correspondiente a lo actuado por personal policial perteneciente a la Unidad Regional N°1.

Según la información a la que accedió El Ancasti, los operativos de controles fueron vehiculares móviles y fijos en las distintas dependencias policiales. Se trabajó con la identificación de personas, con la finalidad además de determinar personas con pedidos de la justicia.

El personal policial de las distintas jurisdicciones contó con el apoyo y colaboración de las divisiones especiales GIR Norte, GIR Sur, Infantería femenina, COEM KAPPA y KAPPA sur.

En todos los domicilios en donde se sorprendieron a personas reunidas incumpliendo las medidas para prevenir la propagación del virus se les realizó el acta correspondiente y deberán abonar la multa correspondiente.

En algunos casos la policía fue agredida por los dueños de la casa (ver aparte) quienes reaccionaron con enojo ante la presencia de los efectivos.

En la mayoría de los casos, los policías fueron alertados de la infracción por llamados anónimos al Comando Radioeléctrico y/o por los mismos controles y recorridos de los diferentes móviles policiales en los distintos barrios de la ciudad.

Acta
Además en todos los procedimientos que se realizaron, los policías llevaron a cabo un total de 220 actas por Infracción al Código de Faltas por distintos hechos.

En paralelo se arrestó a un total de 19 personas, en averiguación de actividades y medios de vida, que encontraron en la calle sin documentación e incumpliendo el horario para circular.

Los controles continuarán en el transcurso de la semana y se intensificarán los fines de semana.

En supermercado
El domingo a la mañana un médico alertó a la policía de que en la cola de un supermercado había una persona que había sido diagnosticada con COVID-19.

Ocurrió en un supermercado ubicado en Patio Palmeras, Valle Viejo.

Personal de la Comisaría de Villa Dolores fue alertado por un médico que observó que en la cola de ingreso al supermercado se encontraba una persona que fue diagnosticado hace dos días como positiva de COVID-19. El individuo se retiró del lugar antes que llegaran los efectivos.

Se dio conocimiento al fiscal federal Santos Reynoso, quien dispuso que se extraigan filmaciones para determinar que el hombre sindicado estuvo ahí y para que sea notificado por incumplir con lo dispuesto por el COE.