Nada detiene a los ladrones de motos, ni siquiera la propia Policía.
Ayer a la madrugada, un efectivo de la Comisaría Sexta, que se encontraba cumpliendo su servicio en la guardia de dicha dependencia, sita en el barrio Mil Viviendas, denunció el robo de una motocicleta. Rodado que, momentos antes, había sido secuestrado en un control vehicular y, como siempre, dichos vehículos quedaron estacionados sobre la vereda de la dependencia, con la correspondiente medida de seguridad.

Según la denuncia del policía, David Seco, a la que LA UNIÓN tuvo acceso, a las 21.00 horas, en circunstancias de encontrarse como jefe de guardia en la comisaría, le colaboró a sus pares para descender dos motos de la camioneta, que habían secuestrado por falta de documentación de los propietarios al momento de ser identificados.

Sospechoso 
Luego de dejar las motos estacionadas en la vereda, siempre según el relato del denunciante, ingresó a continuar con sus tareas diarias. Ahora bien, pasada la una de la madrugada, se dirigió a controlar los vehículos, tarea que desarrolla a diario, dándose con la novedad que faltaba una de las motos en cuestión. En ese instante, se le acercó una persona, quien le manifestó que, minutos antes, había observado a Jesús Burgos, con domicilio en el barrio Mejor Hogar, a bordo de una motocicleta de características similares a la sustraida.
Inmediatamente, Seco alertó a sus pares de la dependencia sobre el ilícito y las sospechas sobre Burgos, por lo que se trasladaron hasta su domicilio, donde recuperaron el rodado y procedieron a la detención del sindicado. Finalmente, el hecho fue denunciado en la Unidad Judicial N° 6.

Adolescente 
Por otra parte, a las 10:50, mientras personal de la Comisaría Octava realizaba recorridos preventivos por la esquina de calles Las Dalias y Pascual Soprano, arrestaron a un adolescente de 17 años de edad, quien circulaba en una bicicleta marca Venzo, rodado N° 29, de colores blanco y celeste, que quedó en calidad de secuestro y, al percatarse de la presencia policial, intentó darse a la fuga, siendo interceptado a los pocos metros del lugar.
Cabe señalar, que tras averiguaciones practicadas, los policías lograron determinar que dicho rodado le habría sido sustraído, momentos antes, en la avenida Presidente Arturo Illia al 1.500, a un niño de 14 años de edad, por lo que se invitó al progenitor del damnificado a radicar la denuncia penal correspondiente en la Unidad Judicial N° 4.

Finalmente, el jovencito fue puesto a disposición de la Fiscalía Penal Juvenil, desde donde se impartieron las medidas a seguir.