Los dos goles se dieron en los primeros minutos del encuentro en el estadio Juan Carmelo Zerillo: el delantero Matías Suárez adelantó al “Millonario” a los 3 y Luis Miguel Rodríguez lo igualó a los 7 con un notable cabezazo.

El equipo que dirige Marcelo Gallardo tuvo que actualizar sus objetivos luego de las dos últimas semanas, tras quedar eliminado de la Copa Argentina (con Boca) y de la Copa Libertadores (con Atlético Mineiro), pero se quedó en 11 puntos, a cuatro del único líder Independiente.

Gimnasia, por su parte, volvió a sumar después de dos derrotas consecutivas (tiene 9 puntos) y levantó en parte su rendimiento tras haber quedado afuera de la Copa Argentina contra Argentinos el miércoles último.

El arranque del partido en La Plata invitó a la ilusión, porque en los dos primeros ataques de cada equipo llegaron los goles, lo que hacía prever un encuentro abierto, de situaciones en ambos arcos y mucha intensidad.

Pero no hubo caso. Después que Nicolás De la Cruz pudo lanzar el pase sin marca y Suárez aprovechó un error en el cierre de la defensa del “Lobo”, definió sin problemas abriendo el pie ante el arquero Rodrigo Rey, para poner el 1-0 para los dirigidos por Marcelo Gallardo.

Sin embargo, enseguida Gimnasia reaccionó, arrinconó a River que no pudo despejar una serie de pelotas consecutivas, hasta que Francisco Gerometta metió un centro picante desde la derecha que encontró a “Pulga” Rodríguez, que a la carrera cabeceó al primer palo e hizo inútil la volada de Franco Armani.

Después el partido cayó en un pozo, con River dominando pelota y terreno, pero sin poder ser profundo en sus ataques, dependiendo exclusivamente de la pelota parada para generar peligro. Primero Paulo Díaz cabeceó sobre Rey -que luego salió por un golpe en la cabeza- y el balón dio en el travesaño, y sobre el cierre un tiro libre de De la Cruz pasó cerca.

Del otro lado, Gimnasia de La Plata apostó por el contragolpe y pudo haber torcido la historia en una corrida del colombiano Carbonero, que en vez de intentar definir espero el contacto de Paulo Díaz para tirarse y buscar el penal, que el árbitro Pablo Dóvalo no sancionó.

En el complemento, la tónica se mantuvo, con la imprecisión dominando la escena de River, lo que causó fastidio en Marcelo Gallardo, que no encontró respuestas con los cambios que impulsó. La que pudo haberle dado la victoria al “Millonario” ocurrió sobre los 20 minutos, cuando Tomás Galván giró bárbaro dentro del área y soltó para Suárez, que de frente al arco remató por encima del travesaño.

A River no le alcanzó con sus esporádicos ataques y se tuvo que conformar con la igualdad en La Plata, para mantener su buena racha en la Liga Profesional -tras la caída en el debut con Colón-.