Una mujer, quien sería de apellido Medina, empleada del área de Tránsito Municipal continuaba, al cierre de esta nota, detenida por disposición del fiscal Hugo Costilla,  quien investiga un violento robo callejero, bajo la modalidad de arrebato. Si bien la mujer no sería la autora del ilícito en cuestión, sí sería la responsable de la motocicleta Honda CG 150cc, perteneciente a dicha institución y que se encontraba bajo su resguardo.

Así lo confirmaron a este diario fuentes judiciales consultadas, quienes indicaron que tras perpetrarse el ilícito, los investigadores identificaron a la agente y procedieron a su arresto, en virtud de que ella le habría facilitado el móvil al delincuente para que cometiera el robo. Al parecer, el ladrón sería conocido de  la agente y  ya contaría con prontuarios por hechos de características similares.

En paralelo a la investigación penal, desde el organismo municipal se adelantó que ya se inició una investigación administrativa para deslindar responsabilidades, aunque no sería la primera vez que un vehículo del organismo se encuentra involucrado en hechos irregulares. Es decir, que no desempeña la función prevista para el móvil.

Arrebato

En cuanto al arrebato callejero, este diario pudo saber de voceros de la causa que tuvo lugar el lunes, minutos antes de las 21.30 horas, en la intersección de Av. Maestro Quiroga (prolongación norte de calle Ayacucho) y calle Trejo y Sanabria, de esta ciudad Capital.

Por el lugar, transitaba a pie Rocío Vázquez Quinteros, de 18 años, quien, según su propio  relato, caminaba por la esquina mencionada, cuando se detuvo  una motocicleta Honda CG de 150cc., ploteada con la leyenda “Policía Municipal móvil Nº 10”.

De la motocicleta descendió un hombre cuyo rostro se encontraba cubierto por un casco de color negro, que se le abalanzó y, violentamente, le sustrajo el teléfono celular que llevaba en sus manos. Luego, se dio a la fuga con sentido este por calle Trejo y Sanabria.

En el lugar, el conductor de un utilitario marca Renault modelo Kangoo, que se percató del accionar del delincuente, lo embistió con el rodado provocando que cayera al suelo.

Rápidamente, el ladrón se levantó y se dio a la fuga a pie, dejando tirada en la escena de la colisión el vehículo oficial.

En el lugar, trabajó personal de la Unidad Judicial y peritos, bajo las directivas de la Fiscalía en turno.