La cámara baja ya tiene conducción por los próximos dos años: Fernando Jalil. Pese a los planteos antes de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), el arco peronista llegó a un acuerdo y zanjó las diferencias acordando con la Renovación la presidencia de los diputados.

Del otro lado, es decir del Frente Cívico Social-Cambiemos, la elección de la presidencia resultaría en una fractura interna.

Con el acuerdo el Gobierno se aseguró una victoria pírrica, mientras que la Renovación dio el batacazo dejando una derrota catastrófica para el castillismo y el brizuelismo.

 

Diputado Fernando Jalil
Diputado Fernando Jalil

La sesión para que se tome juramento a los 21 diputados electos tras los comicios de octubre y la renovación de las autoridades de la cámara fue convocada a las 10.00, aunque dio comienzo pasadas las 12.00.

Según se mencionó, las negociaciones continuaron durante ese periodo en el tercer piso de la Legislatura.

No obstante, algunas fuentes deslizaron que el acuerdo entre el Gobierno con la Renovación ya era un hecho.

Antes de tomarle juramento a quienes asumían o renovaban sus bancas se quiso leer una impugnación a Natalia Soria (Ver “funcionarios”).

Desde el bloque oficialista se mocionó para que se omita la lectura y directamente lo analice la Comisión de Poderes.

Ésta estuvo conformada por los diputados Augusto Barros (FPV-PJ), Macarena Herrera (Renovación Plural Peronista) y Jorge Sosa (FCS-Cambiemos).

Analizados los pliegos y, después de desestimar la única impugnación, se procedió a tomar juramento a los 21 diputados representantes del oficialismo como de la oposición.

Luego, Verónica Rodríguez Calascibetta (como autoridad interina de la cámara) llamó a un cuarto intermedio para la posterior elección del presidente y vice del cuerpo.

Fue allí cuando el bloque del FPV-PJ, en la voz de Cecilia Guerrero, propuso la fórmula compuesta por la Renovación y el oficialismo: Fernando Jalil y Armando López Rodríguez, respectivamente.

Del otro lado, Marita Colombo propuso una dupla compuesta por el PRO y el Fapra. Para el caso, sugirió que la presidencia quede en manos de Carlos Molina y la vice, en Paola Bazán.

Puesto a consideración del cuerpo, la fórmula Jalil-López alcanzó los 25 votos para la presidencia y 24 para la vice, dejando así sellado el acuerdo (que incluye un reparto de los cargos de 50-50) entre la renovación-merismo y el gobierno.

Por su parte, el dúo opositor llegó a los 13 votos positivos, cuatro menos que el bloque completo del FCS-Cambiemos (17 en total).

Sucede que hubo tres ausentes: Víctor Luna, Genaro Contreras y Jorge Sosa. Además, Humberto Valdez aportó con el acompañamiento positivo para Jalil, no así para López Rodríguez.

Así las cosas, desde el oficialismo la lectura del acuerdo fue consonante. En off, algunos consideraron que esto le permitía al Gobierno “recuperar” la cámara baja en una alianza peronista con proyecciones de unidad para el 2019.

Además, implica contar con una mayoría, la cual asegura el quórum y avanzar con los paquetes de medidas que necesite la Provincia.

Por el lado de la oposición, “perder” la cámara repercutió fuertemente. De forma general, consideraron que el “quiebre” entre los espacios fue manifiesto, más aún, cuando no se llegó a un acuerdo con la Renovación para continuar con los cargos políticos en diputados.

En otras palabras, se marcó la diferencia entre el “bloque de los seis” y las líneas Celeste y el Movimiento Renovador.

 

Senado: lo presidiría Solá Jais

Según se supo, el legislador Jorge Solá Jais, representante por Belén, llegaría a la Presidencia de la cámara baja y por ende, estaría a cargo de la Vicegobernación.

Éste contaría con amplio respaldo del Poder Ejecutivo y de sus pares.

En tanto, la Presidencia Provisoria recaería en el senador por Fray Mamerto Esquiú, Oscar Vera.