Ayer a la mañana en el Juzgado Correccional Nº2 prosiguió el debate que tiene como
imputado a Jonathan Sánchez Pedraza, un sujeto acusado de ejercer “grooming” en
perjuicio de una niña de 8 años, a la que contactó por celular para luego encontrarse
con ella con fines sexuales. La fiscal pidió el máximo de pena previsto para estos
casos, solicitando 4 años de prisión efectiva y sugiriendo al juez que la pena se
concrete en el momento del veredicto sin aguardar a que quede firme la sentencia.
En la jornada de ayer se escucharon los alegatos de las partes, momento en que el
Ministerio Público Fiscal solicitó la prisión efectiva y el cumplimiento inmediato de la
pena.
La fiscal Olga Pereyra, en diálogo con Catamarca en Cana, manifestó que “se pidió el
máximo de la pena que se prevé. En el debate se manejó toda la prueba y hay que
hacer hincapié en una visualización que se realizó desde una computadora particular,
que no fue pedida por la instrucción pero después fue relevante para la prosecución
de la causa”.
En este sentido, Pereyra se refirió a la labor de la agrupación Ángeles protectores,
una ONG que funciona desde 2016 trabajando para detectar casos de pedofilia y
cyberdelitos sexuales que tienen como víctimas a niños, niñas y adolescentes.
El juez Diego Chayle Costilla determinó pasar a un cuarto intermedio para la jornada
de hoy, cuando se conocerá el veredicto.
Antecedente
Cabe recordar que días pasados, un exmilitar fue juzgado por el mismo delito en la
Cámara Penal Nº1, en lo que fue el primer juicio por “grooming” que se llevaba a
cabo en la provincia. En esta ocasión, el tribunal condenó a Gustavo Marcelo
Zamorano a 3 años de prisión efectiva, sentencia que se hará efectiva una vez que
quede firme en la Corte de Justicia, pero que sentó un fuerte precedente en materia
procesal.
En este caso el sujeto, oriundo del departamento Santa Rosa, chateaba con la niña
de 8 años poniendo de manifiesto sus deseos de mantener relaciones sexuales con
ella, lo que fue detectado por los padres de la menor de edad.
Luego de denunciar el hecho, la Policía lo capturó en un operativo, puesto que los
efectivos se contactaron con él fingiendo ser la niña y lo citaron en un punto de esta
ciudad, donde fue arrestado.