Después de la polémica que se generó cuándo un grupo de docentes sacaron licencias médicas para viajar al Mundial de Rusia, ahora Catamarca es noticia da a conocer un caso muy llamativo. El docente Mario Fernando Orellana sacó una licencia por depresión y pidió realizar tareas pasivas en la escuela N°47 R.S Castillo donde se desempeñaba como maestro especial de educación física.

Lo llamativo y particular de este caso que dará conocer a la opinión pública en exclusiva nuestro medio, es que el mismo docente por la tarde cumplía la función de director a cargo de la escuela Municipal Miguel Canè.

¿Cómo una misma persona hace para sacar licencia para su cargo por la mañana y por la tarde es director?

Catamarca es noticia accedió en exclusiva a la acta de junta médica donde se analiza la situación de Orellana y dónde se resuelve que desde el 17/04/2017 hasta el 17/04/2018 otorgar tareas pasivas con cambio de destino para desarrollar tareas en la Escuela N°47 R.S Castillo. El diagnóstico dice lo siguiente: síndrome depresivo, irratibilidad emocional con trastornos de humor.

Escuela Miguel Cané, Miguel Cane, Reconocimiento medico Catamarca, Catamarca, Educacion Catamarca,
Escuela Miguel Cané, Miguel Cane, Reconocimiento medico Catamarca, Catamarca, Educacion Catamarca,

¿Pero cómo hizo Orellana para cambiar el chip y a la tarde desempeñarse cómo director de la escuela Municipal Miguel Canè sin ningún problema físico ni psicológico?

Lo cierto que éste docente mientras estaba de licencia en su cargo por la mañana, a la tarde era director en otro establecimiento educativo. Una burla para toda la sociedad que ve cómo los educadores obtienen licencias de forma muy fácil y sin control.

Hay que dejar en claro que Orellana en su rol de maestro de educación física estuvo incumpliendo al estado provincial, y por la tarde cumplía perfectamente su rol cómo director en la escuela Miguel Canè del Sistema Educativo Municipal de la Capital.

Ahora será tiempo de que el Ministerio de Educación de la provincia analice éste caso a través de reconocimiento médico y que de comprobarse alguna irregularidad tome cartas en el asunto. Una verdadera lástima que estos casos se conozcan y difundan por los medios de prensa porque queda la sensación que si no se hacen públicos las autoridades desconocen lo que está pasando.