El lunes nació el primer bebé concebido por inseminación artificial, en el Centro de Fertilización Asistida “Marcelo Teodoro Barrionuevo”, que funciona en la Maternidad Provincial “25 de Mayo”.

Desde abril a diciembre de 2017 un total de 249 parejas realizaron consultas, y ahora se produjo el primer nacimiento de un bebé concebido por este método. Sus padres son oriundos de la Capital y el bebé es un varón de 3.300 kilogramos que nació por cesárea y ya fue dado de alta con muy buen estado de salud.

El Centro de Fertilización Asistida fue inaugurado el 11 de abril de 2017, y desde entonces ofrece la posibilidad de tener hijos a parejas con dificultades para la concepción. Este beneficio pone en igualdad de condiciones a parejas que quedaban relegadas a la hora de necesitar tratamientos que históricamente fueron exclusivos para familias de alto poder adquisitivo.

Los padres del bebé recibieron la visita de la gobernadora de la provincia, Lucía Corpacci, y el ministro de Salud, Ramón Figueroa Castellanos, junto al director de la Maternidad Provincial, Daniel Ovejero, entre otros funcionarios. Además, les entregaron distintos obsequios a los padres que, con la alegría por el momento que viven, agradecieron a las autoridades antes de abandonar la Maternidad con el alta médica.

Figueroa Castellanos expresó: “Estoy muy contento, éstas son excelentes noticias. Significa que vamos avanzando y que el sistema de Salud Pública está asistiendo a estas parejas que antes no tenían ninguna posibilidad. Ese es nuestro objetivo general, el de llegar con soluciones a aquellos que no tienen otras posibilidades. El bebé está sano y sus padres son muy felices con su llegada, eso es suficiente impulso para seguir trabajando en este rumbo”.

El director de la Maternidad Provincial “25 de Mayo”, Daniel Ovejero, explicó que “se produjeron otros embarazos por estimulaciones hormonales o consejería sexual, pero este es el primero por inseminación artificial”.

El Centro de Fertilización Asistida de baja complejidad, realiza todos los estudios para determinar las causales por las que no se produce la concepción. “Mediante estudios evaluamos como está la parte hormonal, del útero, la producción de espermas, la parte física y psicológica de la pareja. En primer lugar se da consejería, higiene sexual, y luego se realizan análisis de laboratorio, radiológicos, y según las necesidades se realizan tratamientos hormonales, quirúrgicos o, lo más avanzado que hacemos aquí, inseminación artificial”, explicó Ovejero.

Por último contó que “cuando se supera la complejidad se derivan las parejas a la provincia de Tucumán. Actualmente existen parejas esperando para ser derivadas para realizarse tratamientos de alta complejidad”, concluyó.