Ya lo había hecho a mediados de agosto, aunque esta vez, tomó más fuerza. Jorge Marcolli, el empresario de la construcción y denunciante en la causa por presuntos “retornos” en la obra pública, volvió a involucrar a funcionarios del Frente Cívico y Social (FCS).  Específicamente apuntó a Pedro Molas, al arquitecto Bolomo y Eduardo Brizuela del Moral (h).
Primeramente y en diálogo con los medios, el empresario asoció la causa conocida como los “cuadernos K” y le dio una bajada local: “Ante fiscalía nacional expliqué la metodología que seguía en Catamarca y cómo era la misma escuela de lo que había en la nación por cuanto acá estaba (Armando) Mercado, cuñado de (Néstor) Kirchner y quien mentó toda esta historia donde los usó de testaferro a Dusso y a Julio Ibarra”. 
Consultado si tomaba la igual tesitura que Fernando Rivera negándose a dar nombres ante la Justicia, Marcollí aseguró que en su caso no tiene problemas.
“Si quieran que repita la lista, la repito, no tengo con exactitud, salió en los medios, eran 32 empresas las que se presentaron, eran alrededor de 20 las que retiraron fondos, es coincidente que 10 o 12 retiraran el 2,4 algunas el 3 por ciento”, dijo Marcolli reafirmando que “si tengo que ir a darle, los doy, si eso es lo que falta”.
El empresario contextualizó que por aquellos años “era gobierno el FCS” y aseguró: “Lo manifesté e indiqué las autoridades que había en el IPV, que no podían ser ajenas a la situación que se vivía”. Es que, si “había 30 licitaciones, 30 empresas con montos tope, se presentaban todos con ese monto, había un oferente por licitación”.
La prensa le consultó a Marcolli sin rodeos quiénes eran los funcionarios del FCS que no podían desconocer la situación. “Fueron el arquitecto Pedro Molas”, el IPV, “quienes monitoreaban y estaban transformándose en dueños y apoderados de esta situación, Eduardo Brizuela del Moral hijo y el arquitecto Bolomo”. “Era con quien no se podía franquear esa puerta si no había acuerdo con los de la cámara”, acotó.
En este orden de ideas, sostuvo que “ellos no podían desconocer esta situación de ninguna manera” puesto que “si es funcionario y de pronto hay licitación, y hay uno (adjudicatario) por licitación”.
Consultado el motivo por el cual no se los menciona en la denuncia que investiga la Justicia federal, respondió extrañado: “¿Cómo que no? Yo los denuncié, que ellos entren o no entren, yo los denuncié, los llamaron a declarar”.
“Yo denuncio al corrupto de cualquier partido, no me interesa quién sea, los años pasaron, hubo la posibilidad, me resguardo el por qué, pero hubo la posibilidad de hacerlo y lo hice y no denuncio al peronista, al radical, a Cambiemos, no, denuncio a los corruptos que participaron en esta historia”, dijo. Por otra parte, manifestó que le daba “asco” la designación de la hija del ministro dentro del Ejecutivo: “Resulta ser que en las encuestas da igual que se robe o no”.