Una mujer fue víctima de un violento arrebato, sin embargo no se amedrentó y fue tras los pasos del ladrón. Llegó hasta su casa y consiguió que le devolvieran el teléfono pero no el dinero.
El nuevo caso de inseguridad ocurrió ayer a la mañana en cercanías de barrio San Antonio Sur por donde una mujer se conducía en una motocicleta y fue sorprendida por un delincuente que de una patada la hizo caer del rodado. Acto seguido le quitó la cartera en la que llevaba el teléfono celular y su monedero para emprender la huida corriendo.

La mujer, cuyos datos no trascendieron, se puso de pie y no perdió de vista al maleante, al que comenzó a seguir en su motocicleta. El sujeto logró escabullirse en su domicilio y la damnificada reclamó a su familia la devolución de sus pertenencias. Una hermana del sujeto le entregó el teléfono celular pero no el dinero, cuyo montó no trascendió.

La víctima decidió hacer la denuncia en la Unidad Judicial N° 9 y el caso fue informado a la Fiscalía de Instrucción N° 8. Se comisionó a personal de la División Investigaciones para la localización del sujeto.
El sábado a la noche hubo otro violento hecho de inseguridad. Tuvo lugar en la esquina calle Tadeo Acuña y Maidana, por donde una adolescente de apellido Romero caminaba y fue sorprendida por dos “motochorros”.

Uno de ellos se abalanzó y la hizo caer violentamente al piso para luego robarle el teléfono celular.
La menor fue auxiliada por otros transeúntes, quienes avisaron al Comando Radioeléctrico de la Policía. Se irradió una circular para buscar a los maleantes pero no fueron encontrados.