La Agencia Espacial Europea (ESA) ha presentado sus planes para crear una red de satélites lunares, como parte de su iniciativa ‘Moonlight’. Esta red satelital permitiría a nuestra Luna proporcionar servicios de telecomunicaciones y navegación compartidos para las futuras misiones tripuladas.

El objetivo de esta iniciativa es, de aquí a cinco años, instalar una red de satélites permanentes alrededor de la Luna para facilitar su exploración, con la ayuda de un consorcio de empresas privadas espaciales.

Con esta tecnología se podrían establecer observatorios en el lado opuesto de la Luna.
Con esta tecnología se podrían establecer observatorios en el lado opuesto de la Luna.
ESA

Por qué ahora

Aprovechando que la NASA pretende regresar a la Luna en 2024, junto a la ESA y otros socios, el organismo europeo apoyará a ambos consorcios para que pongan en marcha servicios de telecomunicaciones y navegación alrededor de la Luna, tanto con fines de exploración humana como comerciales.

Si bien el proyecto aún está en una fase inicial, “llevar la conectividad” a nuestro satélite natural es una prioridad para la Agencia Espacial Europea: “A medida que los equipos internacionales de todo el mundo forjan planes para volver a visitar la Luna, la ESA está elaborando la mejor manera de facilitar esta exploración”.

El uso de un servicio compartido de telecomunicaciones y navegación, afirma la agencia espacial, “reduciría la complejidad del diseño de las futuras misiones individuales y las haría más ligeras, liberando espacio para más instrumentos científicos u otra carga, lo que haría más rentable cada misión individual”.

La NASA pretende regresar a la Luna en 2024 y una tecnología así facilitaría el proceso.
La NASA pretende regresar a la Luna en 2024 y una tecnología así facilitaría el proceso.
ESA

Las ventajas de tener una red satelital permanente

Según indica la ESA, un servicio de navegación y telecomunicaciones preciso y fiable permitiría a las misiones aterrizar donde quisieran, los radioastrónomos podrían establecer observatorios en el lado opuesto de la Luna, los vehículos exploradores podrían deslizarse sobre la superficie lunar más rápidamente e incluso podría permitir la teleoperación de rovers y otros equipos de la Tierra.

“Una relación duradera con la Luna permite una exploración espacial a largo plazo para todos nuestros socios internacionales, incluyendo a las empresas espaciales comerciales”, señaló la directora de Telecomunicaciones y de las Aplicaciones integradas de la ESA, Elódie Viau.

La iniciativa convertirá a la Luna en una plataforma de lanzamiento para una exploración espacial más profunda: “Este proyecto permitirá la exploración eficiente de la Luna mediante la creación de una red de navegación y telecomunicaciones confiable y eficiente a través de una constelación de satélites lunares, pero eso será solo el comienzo… nos ayudará a allanar el camino hacia las misiones a Marte y más allá”, decía Viau.

Por su parte, David Parker, director de exploración humana y robótica de la ESA, señalaba que este plan daba un paso más hacia “la exploración sistemática de nuestro octavo continente: la Luna”. “La Luna es un depósito de 4.500 millones de años de historia del Sistema Solar, pero apenas hemos comenzado a desvelar sus secretos”, concluye.

Infografía que explica los detalles de la iniciativa 'Moonlight'.
Infografía que explica los detalles de la iniciativa ‘Moonlight’.
ESA

El apoyo de capital privado

La agencia espacial afirma que utilizar un consorcio de empresas privadas contribuirá a abaratar los costes del proyecto y posibilitar “a un grupo más amplio de estados miembros de la ESA lanzar sus propias misiones lunares nacionales”.

Los dos consorcios de empresas están dirigidos por Surrey Satellite Technology (SSTL) y Telespazio. El británico SSTL será tanto el encargado de poner en marcha los servicios como de construir los satélites, aunque el grupo incluye también a otras empresas: al gigante aeroespacial Airbus, a la empresa distribuidora de redes satelitales SES -con sede en Luxemburgo-, a Kongsberg Satellite Services (Noruega), a la estación terrestre de Goonhilly en el Reino Unido y a la firma británica de navegación por satélite GMV-NSL.

El consorcio dirigido por Telespazio, una empresa conjunta entre el grupo italiano Leonardo (67%) y la francesa Thales (33%), incluye a varias compañías del ramo satelital, entre ellas el operador español Hispasat.  

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.