Un hombre de 48 años se encuentra hospitalizado luego de haber recibido una severa paliza de parte de sus vecinos del barrio Los Bajos, en el departamento Valle Viejo.
Estos lo sorprendieron con una niña de 12 años en su domicilio y sospecharon que tenía intenciones de someterla sexualmente, hecho que la Justicia intenta esclarecer.
Pasadas las 22 del viernes, una familia cuya identidad no será expuesta para no identificar a la víctima salió en busca de la pequeña, ya que ésta no regresaba a su hogar desde la tarde.
Un grupo de vecinos se sumó a la búsqueda y finalmente dieron con el testimonio de una mujer que indicó que había visto a la pequeña ingresar a la casa del sospechado.
Los presentes irrumpieron en el lugar y efectivamente dieron con la menor de edad allí. La niña quedó bajo la vigilancia de sus padres.
El dueño de la humilde vivienda se negó a salir a dialogar y fue así que los vecinos comenzaron a incendiarle la casa para que dejara de atrincherarse.
Cuando el hombre tuvo que salir de su casa por las llamas, aprovecharon para darle una severa paliza que luego demandó su traslado directo hacia el hospital San Juan Bautista, donde permanece internado con varios traumatismos.
En el lugar tomó intervención personal policial, que intentó calmar las aguas, pero no conformes con la violencia ya desplegada, los presentes terminaron el incendio del lugar.
Lo ocurrido fue puesto en conocimiento del fiscal de instrucción en turno, Javier Herrera, quien impartió las directivas a seguir.
En primer lugar, se asistió al acusado en el nosocomio y se trasladó a la pequeña hacia el hospital de niños Eva Perón, donde se le practicó el protocolo para casos de abuso sexual.
Según indicaron fuentes cercanas a la investigación, el resultado fue negativo; es decir que no hubo acceso carnal de parte del sospechoso.
De todas formas, por tratarse de un delito de instancia privada, desde la fiscalía aguardaban que la madre de la víctima radique la denuncia penal con las formalidades correspondientes para poder seguir indagando sobre lo ocurrido.

La primera medida sería solicitar el testimonio de la menor sobreviviente, para poder conocer cómo era el vínculo con el presunto abusador, además de ser vecinos.

Resguardar lo que quedó del lugar

Otra de las directivas emanadas desde la fiscalía fue la de colocar una consigna policial en el lugar del incendio, a los fines de preservar una posible escena de abuso sexual.

El ataque de los vecinos, si bien puede analizarse desde la bronca del momento, podría causar consecuencias negativas, como la pérdida de material probatorio.
Es por ello que la Justicia debe ser impartida por los encargados de la tarea y no tomada en manos propias como una venganza.