El jefe de Policía, Orlando Quevedo, confirmó en rueda de prensa que se dispuso el pase a disponibilidad del cabo de apellido Perea, sindicado como el presunto autor del robo en la distribuidora Quilmes.

Quevedo declaró que el personal de la División de Investigaciones de la Policía, cumplimentando la disposición del fiscal, se procedió a la detención del efectivo policial y que está actualmente alojado en esa dependencia a cargo de la fiscalía.

“Ayer habiendo tomado conocimiento de la disposición del fiscal nos corresponde pasarlo a disponibilidad, para allanar el camino de la investigación, e internamente hemos pasado todos los elementos necesarios para que se haga cargo Asuntos Internos en cuanto al procedimiento administrativo” dijo el jefe policial a los medios.

De acuerdo a lo manifestado por Quevedo, el policía, que ya tenía antecedentes administrativos,  cumplía servicios adicionales en la distribuidora: “tengo conocimiento que él (por el policía) prestaba esos servicios en dicho local. Además el efectivo ya habría manifestado un incidente anterior por lo que se le hizo un sumario administrativo”.

El jefe policial no descartó que el cabo sea exonerado de la fuerza en caso de que se confirmen las pruebas obtenidas por el personal de Investigaciones.

“Habrá que hacerse algunos planteos y evitar que el personal policial se involucre en estas situaciones, tenemos las herramientas necesarias para depurar los efectivos comprometidos con la justicia”.