La cadena de supermercados se apunta a los últimos avances tecnológicos. Lidl saca su propia central domótica, capaz de controlar dispositivos como calefactores, bombillas inteligentes o sensores de movimiento.

Uno de los dispositivos smart home que más se han popularizado son las cerraduras.

La Smart home de bajo coste de Lidl está ya a la venta online y, de manera progresiva, se podrá ir adquiriendo en los supermercados. La central domótica tiene un precio de 24,99 euros y su estado se puede controlar desde cualquier lugar a través de móvil o tablet. Lógicamente, para que los dispositivos de la Smart home de Lidl funcionen es necesario adquirir esta central.

En su elaboración han apostado por un protocolo de conexión inalámbrica Zigbee 3.0. Tiene un alcance aproximado de 70 metros, ángulo de recepción de 306º y conexiones para micro USB y Ethernet RJ45. Además, la app Lidl Home es compatible con los sistemas operativos iOS 9.0 o superior y Android 5.0 Lollipop o superior.

Las bombillas inteligentes de Lidl

Son varios los productos destacados para esta Smart home de bajo coste, principalmente, las bombillas inteligentes de Lidl. Las hay de varios tipos.

Probamos Echo Dot (4ª Generación), el nuevo altavoz inteligente mini de Amazon.

  • Ojo de buey con control de tonalidad, color y brillo: 16 millones de colores diferentes y regulación de tonos de la luz blanca. Se maneja mediante la app o con comandos de voz y cuesta 12,99 euros.
  • Ojo de buey con control de tonalidad y brillo: ajusta el brillo y el tono de la luz blanca. El precio es de 7,99 euros.
  • Bombilla con control de tonalidad y brillo: bombilla de 230 V con control de color por 7,99 euros.
  • Bombilla con control de tonalidad, color y brillo: de nuevo, 16 millones de colores distintos. El precio también es de 12,99 euros.
  • Tira de led de 2 metros: compatible con el Asistente de Google y Amazon Echo Dot.

Además de las bombillas, entre los otros productos que se manejan con la aplicación de Lidl a través de su Smart home están un calefactor cerámico, un sensor de movimiento de pared, una regleta de enchufes y un enchufe adaptador de enchufes.

La era de las Smart home

Está basado en Raspberry Pi, aunque usa su versión industrial, el Compute Module.

Se calcula que el mercado global de dispositivos para el hogar conectado tenía un valor de más de 50 mil millones de euros en 2018. Las previsiones sitúan la cifra en más de 80 mil millones para este 2020 y prevén un crecimiento del 22,3% anual hasta alcanzar los 140 mil millones en 2024.

En un artículo publicado por la Oficina de Seguridad del Internauta –OSI–, se hace un repaso a las ventajas y los riesgos de las smart homes. Entre las primeras, destacan, sobre todo, la gestión de la energía, y más teniendo en cuenta el incremento de los costes. 

Por ello, las instalaciones más demandadas son el control de los sistemas de iluminación y climatización. La sociedad, apuntan, “está cada vez más concienciada con la eficiencia energética y el ahorro que proponen este tipo de hogares está entre el 25% y el 30% en el consumo energético, según la Asociación Española de Domótica e Inmótica -Cedom-.

La empresa de la Roomba inicialmente quería construir robots para enviarlos a la Luna.

Entre los riesgos, hacen referencia a la posibilidad de sufrir un ciberataque a manos de ciberdelincuentes. En la mayoría de los casos, explican, los dispositivos inteligentes se conectan a nuestro smartphone a partir de una aplicación, sin mayor seguridad que un usuario y contraseña.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.