El presidente Alberto Fernández encabezó ayer en La Rioja una reunión con los diez gobernadores del Gran Norte Argentino, quienes le ratificaron su voluntad de eliminar las elecciones PASO de este año a raíz de la crisis sanitaria y económica.

El encuentro se realizó en la ciudad de Chilecito, donde el día anterior se realizó la reunión de Gabinete Federal, y participaron los mandatarios provinciales Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca), Jorge Capitanich (Chaco), Gustavo Valdés (Corrientes), Gildo Insfrán (Formosa), Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Sáenz (Salta) y Juan Manzur (Tucumán).

Raul Jalil, Jorge Capitanich, Ricardo Quintela
Raul Jalil, Jorge Capitanich, Ricardo Quintela

Los gobernadores norteños ratificaron durante la reunión el consenso que existe entre ellos para eliminar las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), una iniciativa que ya había sido elevada al Poder Ejecutivo anteriormente y que cuenta con un proyecto de ley que ingresó al Congreso, presentado por el diputado del Frente de Todos Pablo Yedlin.

No obstante, la cancelación de las PASO es resistida por gran parte de la oposición y, sobre todo, por el kirchnerismo, que pretende que se lleven a cabo para poder disputarle las Legislaturas y concejos deliberantes a los gobernadores e intendentes, a través de listas de candidatos propios.

El encuentro general tuvo como objetivo el planteamiento de una extensa serie de problemáticas por parte de los gobernadores a todo el equipo del gabinete nacional para realizar el análisis técnico de soluciones viables en los próximos meses.

Uno de los puntos tratados es lograr beneficios fiscales por la generación de empleos en el sector privado, situación que ya estaba contemplada en leyes nacionales, pero dejó de aplicarse.

De esta manera, se busca un impacto similar al acuerdo ya rubricado por Catamarca y La Rioja con el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, oxigenando a empresas y emprendimientos para tomar más mano de obra.

El tema energía fue otro de los ejes centrales ya que los gobernadores propusieron distintas alternativas al Presidente de la Nación para dar una solución al coste de la energía en la región. En este sentido, se planteó una tarifa plana de gas para todo el país y una tarifa energética diferencial para el Norte Grande.

Esta última propuesta -según lo planteado en la reunión y ahora en análisis técnico para su viabilidad- presupone incrementar los valores en concepto de tarifa social con una compensación directa por consumo de kilovoltaje, y un modelo en el que se tome la temperatura promedio de las provincias durante una época determinada del año para establecer un mecanismo compensatorio.

Además, los mandatarios explicaron la necesidad de contar con financiamiento para avanzar con el Corredor Bioceánico Norte a través del mejoramiento o construcción de nuevos pasos fronterizos, redes viales o ferroviarias y obras generales de infraestructura para una logística integrada de alcance sistémico.