El juez de Control de Garantías Héctor Rodolfo Maidana hizo lugar al pedido de la Fiscalía de Instrucción Nº8 y envió al penal a Bruno Vuirli Saragusti por los 10 hechos por los que fue imputado. Tras conocerse la decisión del magistrado, el individuo fue enviado de inmediato al Servicio Penitenciario Provincial.

La semana pasada el acusado decidió ampliar su indagatoria en relación con los 10 delitos por los que fue imputado: “Hurto”, “lesiones leves”, “daños”, “abuso sexual simple”, “violación de domicilio”, “amenazas simples”, “lesiones leves calificadas por haber mediado relación de pareja”, “abuso sexual con acceso carnal” y dos hechos de “coacción”. Durante más de 7 horas declaró sobre cada uno de los hechos y negó haber tenido participación en ellos. Igualmente la fiscal de instrucción Nº8, Myrian López, y su coadyuvante Hugo Costilla solicitaron al Juez de Control de Garantías la audiencia de control de detención para que el acusado siga detenido.

El procedimiento se realizó en la mañana del martes con un amplio operativo de seguridad, ya que amigos y familiares de “Majo” Arias Gibert y otras víctimas del imputado se apostaron en las afueras del Juzgado de Garantías.

La audiencia estaba prevista para las 9 y finalizó cerca de las 11. Vuirli Saragusti fue retirado del edificio del Juzgado de Control de Garantías casi al mediodía.

El acusado salió fuertemente custodiado por personal policial y el malestar se hizo sentir. Entre insultos y huevazos, Vuirli Saragusti dejó el edificio y los manifestantes evidenciaron su enojo.

Ahora los fiscales a cargo de la causa trabajan en lo que será el pedido de prisión preventiva con el objetivo de solicitar que el individuo espere la fecha de juicio alojado en el Servicio Penitenciario.

En ese contexto, la querella que representa a la familia de Arias Gibert adelantó que también realizará nuevas presentaciones en el marco del proceso. Entre ellas la solicitud de cambio de carátula en la causa “suicidio” como se trabajó la muerte de “Majo”.

El caso salió a la luz días después de la muerte de “Majo” Arias Gibert, quien fue encontrada sin vida el 7 de marzo último en su departamento. Esa causa se encuentra caratulada como “suicidio” pero la familia de la joven realizó una denuncia y sindicó a Vuirli Saragusti, ex novio de la joven, de instigarla a quitarse la vida por lo que el caso podría tratarse de un homicidio.

Fue el hermano de la joven, Francisco, quien hizo público el caso y contó sobre las denuncias realizadas por la joven en reiteradas oportunidades. Esto había quedado plasmado en una carta que no llegó a ser publicada en la cuenta de Facebook de “Majo”.

La denuncia pública posteriormente fue trasladada a la sede penal. El caso sacó a la luz otras denuncias realizadas por otras ex parejas del ahora detenido. Una de ellas detalló que lo había denunciado en tres oportunidades y que el sujeto tenía restricciones que igualmente las incumplía. La fiscalía Nº8 cuenta con varios elementos de pruebas aportados por las denunciantes. Entre ellos, la familia de Majo aportó el teléfono celular y elementos de la víctima para que sean peritados.

Las denuncias realizadas contra el sujeto, que se encontraban en distintas fiscalías, fueron giradas a la fiscalía Nº 8. Se investigó y en base a las pruebas se ordenó la detención e imputación del sujeto.