Compartir

Daniel López fue el protagonista de un acto heroico. Se encontraba en el Parador Nº 3 del río El Tala y le salvó la vida al niño que estaba siendo arrastrado por la fuerte correntada de agua. También ayudó a salir de las aguas turbulentas a la mujer que compartía la tarde en el afluente junto al niño y a Javier Medina. 

“Corrí como 200 metros por la orilla del río. Lo encontré al changuito y me largué al río que venía crecido; y lo pude sacar. También pudimos sacar a la señora. Pero al hombre (por Medina) no porque se lo llevó el agua”, relató López al Ancasti TV.

Crecida 

López relató que estaba a unos 6 metros de la víctima fatal cuando el agua aumentó, repentinamente, su caudal y comenzó a llegar con lodo y ramas, entre otros. El Parador estaba colmado de gente mayor, jóvenes y niños que escapando del calor abrazador de la ciudad se refrescaban en lo que parecía un río tranquilo.

“De repente vino muy fuerte el agua, que ya daba en la cintura. El chiquito estaba todo golpeado cuando lo saqué”, cuenta López.

Recibió las felicitaciones y agradecimiento de todos los presentes en el Parador, pero López prefiere dejar de lado el título de héroe y asegura que hizo lo que debía hacer.  “Todos somos humanos y nos tenemos que dar una mano”, resumió. Quienes se encontraban en el Parador durante la tragedia expresaron su congoja por el fatal desenlace.