Para hoy está agendado que el ministro de Hacienda, Sebastián Véliz, se encuentre con funcionarios del Gobierno nacional por el ajuste que deberá realizar cada administración para cumplir las metas derivadas del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Marcelo Rivera, Ministro de Gobierno Marcelo Rivera
Marcelo Rivera, Ministro de Gobierno Marcelo Rivera

En la previa, su par de la cartera política provincial, Marcelo Rivera anheló que el ajuste que trae en ciernes Nación sea lo “más razonable posible” para Catamarca evitando perjudicar el normal funcionamiento del Estado local.

En diálogo con Radio Valle Viejo, el ministro de Gobierno se refirió a las medidas que el Gobierno nacional ya anunció, las cuales están relacionadas “con el ajuste para las provincias”.

En este sentido, Rivera evaluó que “son situaciones complejas” las que vienen de mano del ajuste, máxime “en provincias como la nuestra que dependen mucho de los recursos de coparticipación”.

Es que, la baja en el consumo impacta en la recaudación y de haber medidas extensivas que toquen el financiamiento, “cuando se recortan los recursos” afecta “no tan solo la provincia, sino también se incluye de forma directa a los municipios”.

Así las cosas, el ministro político espera “que los ajustes no sean tal que perjudiquen el normal desarrollo de lo que tiene que ver con el funcionamiento del Estado”, como en el caso de los “servicios básicos y el pago de los sueldos en tiempo y forma”.

Rivera remarcó que lejos está para el Ejecutivo “una mirada del ajuste en que se pueda perder una fuente de trabajo”. Sucede que “un puesto laboral no es un número, es una familia detrás”.

De esta forma, remarcó que “el esfuerzo que hace nuestra gobernadora Lucía Corpacci es sostener a rajatabla a todos los trabajadores que tiene el Estado”. El ministro reconoció que “si bien es cierto que Catamarca es una provincia que en su porcentaje tiene muchos empleados públicos, también convengamos que es el Estado el que más contiene a esa masa de trabajadores”.

“El esfuerzo que hace la provincia es no tener que ajustar con respecto a la masa laboral, puesto que influye indirectamente sobre un costo social que estamos acostumbrados a sufrir las provincias donde no hay grandes inversiones de la industria”, argumentó el ministro.

El titular de la cartera política espera “que el ajuste sea lo más razonable posible para que la provincia no sufra las consecuencias que en definitiva, las sufren los catamarqueños”.

En cuanto a los 2.400 millones que tendría que recortar presupuestariamente la provincia, Rivera recordó que Véliz ya “declaró su preocupación”. “Esperemos que esos números, si la Nación tomó la decisión de ajustar, que sea gradual y no nos pase lo que nos pasó con las tarifas”.