El Gobierno nacional avanza con su propuesta para alcanzar la meta de reducción del gasto en $300.000 millones, y advierte que retirará a las provincias unos $45.000 millones: tal como se preveía, deberán asumir el costo del Fondo de Incentivo Docente (FONID), de $20.000 millones, y eliminará los envíos del Fondo Federal Solidario en $25.000 millones. También les pedirá que sostenga la reducción gradual de ingresos brutos que se acordó en el Pacto Fiscal, y adelantó que harán ajustes en materia de obra pública. No se tocarán los subsidios a CAMMESA, que seguirán a cargo de la Nación.

Según información que publicó en su edición de ayer el diario La Nación, el Gobierno transferirá a Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires los subsidios al transporte público, la tarifa social de agua y el control de los aumentos de EDENOR y EDESUR. Son al menos $11.250 millones por el transporte, y 800 millones por los subsidios del agua. Sin embargo, las provincias también deberán asumir parte de los subsidios al transporte urbano.

Según se precisó, los subsidios al transporte representan $75.000 millones (en todos los conceptos) y el Gobierno transferirá la mitad de lo que corresponde al transporte urbano a todas las provincias, unos $22.500 millones. De ese total, la CABA y la provincia de Buenos Aires deberán asumir el 50%.
Además, se detalla que no se tocarán los subsidios que el Estado mayor le paga a CAMMESA ni se traspasarán los costos de salud, que rondarían los 6.000 millones

“El Gobierno prevé aumentar en 2019 un 9% los recursos a las provincias. La coparticipación prevista en 2018 es de $1,05 billones. Con una inflación de 17% en 2019, debería ser de 1,23 billones el año próximo. Pero la Nación le agregará 40.000 millones más por aumento de ingresos; 24.000 millones por la transferencia anual de 3% del 15% que antes retenía la Anses; más 23.000 millones del bono acordado en el último consenso fiscal (80.000 millones), mas 24.000 millones de un financiamiento del fondo sojero acordado en el consenso fiscal. Esto incrementaría en 111.000 millones lo que recibirán las provincias en 2019, con lo cual pasarían a recibir unos $1,34 billones, un 9,03% más de lo previsto, para compensar el ajuste de 100.000 millones que hará el interior”, precisa el artículo.

Preocupación local

Con el blanqueo de que la Nación les transferirá a las provincias el costo del Fondo de Incentivo Docente (FONID) se enciende la luz de alarma local, ya que complicará futuros acuerdos salariales con el sector y obligará a la Provincia a responder por el valor del aumento salarial que correspondía a este incentivo.

En la última reunión que mantuvo el ministro de Hacienda, Sebastián Veliz, con funcionarios de Hacienda de la Nación, se puso de manifiesto que la Administración Central reiteró su necesidad de cumplir con la meta de ajuste pedida por el FMI, que en el caso de Catamarca debería alcanzar un ahorro de $2.400 millones. En este sentido, Veliz planteó que Nación debería transparentar el análisis de los números que se hacen para llegar al cálculo de los 300.000 millones de pesos, porque las provincias consideran que el monto del ahorro sería mucho menor y rondaría entre 150 y 170 mil millones.

Además, si se confirma una eliminación del Fondo Sojero, prevista en $25.000 millones, Catamarca perdería en este concepto unos 715 millones de pesos si se toma como base de cálculo el porcentaje que le correspondería de esa torta.

FONID

En Catamarca se estima que la eliminación del FONID o el traspaso del mismo a las provincias implicaría un perjuicio para unos 16.000 docentes que se reparten los más de 50.000 cargos provinciales. Si se toma un cargo testigo de 25 horas, o 15 horas en nivel medio o 12 en superior, el aporte es de $1.210. Si tienen más horas, es un proporcional.