Toda la población está pendiente del cohete Long March 5B debido a que regresa a la superficie terrestre de manera incontrolada, sin saber dónde puede impactar. En este momento orbita La Tierra cada 90 minutos a una velocidad de 27.600 km/h y los investigadores no pueden predecir con exactitud el lugar exacto en el que podrían colisionar sus restos tras la reentrada atmosférica.

Jonathan McDowell, astrofísico de la universidad de Harvard, explicó al periódico The Guardian que “el cohete orbita por el norte a la altura de Nueva York, Madrid o Pekín y tan al sur como Chile o Wellintong en Nueva Zelanda, existiendo la posibilidad de que haga su entrada por cualquiera de estos puntos”. Según sus cálculos, su reentrada en la atmósfera de la Tierra se producirá durante este fin de semana, “en algún momento” entre el sábado 8 de mayo y el domingo 9.

Si te estás preguntando si puedes salir herido o si tu ciudad va a sufrir daños materiales, McDowell mantiene la esperanza de que el cohete caiga sobre el agua (La Tierra posee un 70% de océanos) o se desintegre al entrar a la atmósfera.

Se trata del segundo incidente de este tipo que involucra un cohete Long March 5B: los escombros de una etapa central anterior causaron daños en Costa de Marfil en 2020.

Las probabilidades de riesgo son bajas

A pesar de que están rastreando la ubicación del cohete y no se pueda identificar hasta después de su entrada a la atmósfera, las probabilidades de que origine daños humanos y materiales son bastante bajas. John Raymond, comandante de la Fuerza Espacial, afirmó que “la mayoría de los objetos nunca sobreviven a su viaje a través de la atmósfera”. Y, por lo general, caen al océano después de que se haya producido el lanzamiento.

Los astrónomos han conseguido hacer una fotografía del cohete

Los miembros del Proyecto de Telescopio Virtual consiguieron capturar una foto de Long March 5B el 6 de mayo. Gianluca Masi, astrónomo, afirmaba en un comunicado que “en el momento de la captura de la imagen, la etapa del cohete estaba a unos 700 km de nuestro telescopio, mientras que el Sol estaba solo unos pocos grados por debajo del horizonte”.

La exposición de un segundo del cohete Long March 5B.
La exposición de un segundo del cohete Long March 5B.
Virtual Telescope Project

Pero, ¿cómo es posible que hayan conseguido una imagen del cohete si va a 27.600 km/h? El Proyecto de Telescopio Virtual trabaja junto al Observatorio Astronómico Bellatrix y emplean unos telescopios controlados de forma remota para observar el espacio. De esta manera, son capaces de detectar cometas, asteroides y otras piezas extrañas de basura espacial.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.