Desde la Maternidad Provincial 25 de Mayo descartaron la versión sobre el embarazo de María Celeste Silva (22).

La joven madre que murió junto a su hijo de un año en un incendio intencional la madrugada del lunes en la Ribera del Valle y por el cual su pareja Jorge Luis Burgos está detenido e imputado por el hecho.

Fuentes consultadas por El Esquiú.com informaron en forma exclusiva tal y como lo anticipó este medio, que Silva se habría realizado la ligadura de trompas luego de su último embarazo, aunque el informe todavía no se incorporó a la causa que investiga el fiscal Luis Baracat.


Según trascendió, la víctima del hecho que terminó además con la vida de su hijo de casi 18 meses, el 6 de junio del 2016 se produjo la intervención quirúrgica, por lo que se descarta que al momento de su muerte, la joven de 22 años atravesara un estado de gravidez.

Esta información fue confirmada en el resultado de la autopsia, que en su informe no menciona el embarazo, que había surgido del entorno familiar de Silva.

Según informaron fuentes judiciales ligadas a la investigación, el fiscal aguarda el resultado de la Cámara Gesell de las niñas de 5 y 6 años que fueron rescatadas del siniestro, para poder incorporarlas al expediente que tiene como principal acusado a la pareja de la joven.

Cabe recordar que el viernes, durante un hermético y amplio despliegue policial se llevó a cabo la audiencia de Control de Detención a Jorge Luis Burgos.

Durante el acto procesal, el juez Ramón Porfirio Acuña decidió hacer lugar al pedido del fiscal Luis Baracat que entendió que ante tamaña calificación legal, sumado a la peligrosidad procesal el imputado debía continuar privado de su libertad.

Burgos está acusado de “homicidio triplemente calificado por el vínculo, alevosía y femicidio (por la muerte de Celeste), homicidio doblemente calificado por vínculo y alevosía (por la del bebé de un año) y homicidio doblemente calificado por el vínculo y alevosía en grado de tentativa, en dos hechos” (por las hijas de la joven), todo en concurso real.

María Celeste Silva y su hijo de casi 18 meses fallecieron como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio por la inhalación de monóxido de carbono al incendiarse su precaria vivienda ubicada en la Ribera del Valle, en la madrugada del pasado lunes.

Fuentes judiciales mencionaron que la mayoría de los testigos que declararon en sede judicial hasta ahora, señalaron que su pareja (por Burgos) la amenazó en varias oportunidades con prenderle fuego.