En la tarde de ayer, a las 14:00, luego de una ardua y minuciosa tarea investigativa, efectivos de la Dirección Drogas Peligrosas de la Policía de la Provincia materializaron una orden de allanamiento, bajo las directivas del Juzgado Federal, a cargo de Miguel Ángel Contreras, Secretaría del Dr. Luis Alberto Baracat, en una vivienda de la calle Santa Cruz al 1.000, propiedad de la familia Herrera.

Tras irrumpir en la morada, junto a personal de la División de Operaciones Especiales Kuntur, Cuerpo Guardia Infantería Femenino y de la Comisaría Sexta, los investigadores incautaron un trozo compactado y gran cantidad de dosis de Marihuana listas para comercializar, cuatro teléfonos celulares de distintas marcas y modelos, y dinero en efectivo discriminado en billetes de distinta denominación.

Asimismo, con la ayuda del Can Arturo, adiestrado para detectar estupefacientes, el personal interviniente encontró oculto en huecos de dos paredes de block del fondo del inmueble, otros tres envoltorios de nylon con marihuana apta para preparar más de doscientas dosis.

Al finalizar la medida Judicial, una mujer de 50 años y un hombre de 30 años de edad, quedaron en calidad de detenidos a disposición de la Justicia interviniente, en virtud que las pesquisas habrían indicado a los efectivos que estas personas comercializaban la sustancia estupefaciente al menudeo. De esta manera, se desarticuló totalmente lo que sería un punto de venta de droga.

De acuerdo al parte brindado por la Policía, detallaron que lo realizado fue posible gracias a denuncias anónimas efectuadas por vecinos de la zona al número telefónico 0800-555-6637 de la Dirección Drogas Peligrosas, quienes daban cuenta de la actividad ilícita por parte de los ahora detenidos.