Boca y Defensa y Justicia fueron en este encuentro correspondiente a la fecha 11 del campeonato de la Liga Profesional de Fútbol dos equipos con reminiscencias de pasado reciente el primero y de una línea de juego que se mantiene en el tiempo el segundo.

Y esto se vio especialmente en el segundo período de un partido en el que el juego atildado de los de Florencio Varela prevaleció en varios pasajes por encima de esa postura variopinta de los dirigidos por Sebastián Battaglia.

Es que en el primer tiempo, cuando Boca logró neutralizar por algunos pasajes la circulación de balón habitual del conjunto de Sebastián Beccacece y fue en busca del partido, llegó en un par de oportunidades con claridad, aunque siempre a partir del juego aéreo, instancia en la que primero se perdió la apertura del marcador Norberto Briasco y luego Luis Vázquez, cuyo cabezazo rebotó en el palo izquierdo.

En cambio las opciones de las que dispuso Defensa y Justicia durante esa etapa inicial siempre llegaron como producto de jugadas elaboradas con pelota a ras del piso, y a partir de allí fue que se generaron también dos nítidas oportunidades en los pies de Gabriel Hachén primero y Francisco Pizzini, con remate al poste izquierdo del arco boquense también.

Pero en la segunda etapa Battaglia dispuso de dos cambios con los ingresos del velocista Cristian Pavón por el armador Aaron Molinas y del colombiano Frank Fabra por el amonestado Agustín Sández, y entonces el equipo “xeneize” se pareció, por características, mucho más al que solía plantar su antecesor, Miguel Ángel Russo.

Por eso lo de las reminiscencias cercanas en el tiempo para Boca, que definitivamente terminó apostando después del cuarto de hora inicial por el contraataque, dejando que el “Halcón” fuera el que monopolizara el dominio del balón.