El diputado provincial Augusto Barros (FJPV) se refirió a la desestimación del fiscal Federal Santos Reynoso, a las denuncias presentadas en 2016 contra Catamarca Minera y Energética Sociedad del Estado (Camyen), por el entonces interventor de la Dirección General de Fabricaciones Militares. En este orden, para el legislador oficialista, el FCS-Cambiemos aplica una metodología de denuncias sin sustento para suplir la falta de ideas.

Diputado Augusto Barros, Augusto Barros
Diputado Augusto Barros, Augusto Barros

“Fuimos testigos de la reinstauración de la deleznable práctica puesta en marcha desde el FCS–Cambiemos–Pro (Versión I y remixado) como reflejo de prácticas similares a la `Sociedad Anónima´ que conduce el Gobierno Nacional; es decir, la denuncia sin sustento, la calumnia, la difamación y la injuria gratuita como acciones que puedan llenar el vacío que se produce en esas filas por adolecer de falta de propuestas serias que puedan ofrecer a la sociedad”, dijo el legislador.

A la vez, se refirió a su par de la oposición, Rubén Manzi, quien “con ligereza irresponsable, sin el más mínimo grado de prudencia insistió en la fantasmagórica existencia de bolsones de corrupción que, de acuerdo a su fantasiosa aseveración, existirían en Camyen, creada como sociedad con participación del Estado para que la Provincia pueda obtener mayores beneficios a través de su participación”.

“En lugar de preocuparse por el desarrollo sustentable de la Provincia a partir de una de las actividades que puede seriamente permitir el crecimiento de la Provincia, por razones electoralistas prefieren destruir la integridad de la misma intentando debilitar las acciones positivas del Gobierno”, observó.

Para Barros, “esta es la forma con la que la coalición multinombre que integra (Manzi) se ha conducido y se conduce desde hace más de dos décadas: trasmitirle miedo e inseguridad a la sociedad e indicarle a quién echarle la culpa, así es como ganaron elecciones”.

“No basta decir que nos ponemos la camiseta de Catamarca, no todos están dispuestos a que sea de color amarilla”, disparó posteriormente, por cuanto “resulta imposible tener un discurso conciliador y de acuerdos cuando la destrucción y la calumnia son el método para cumplir con el objetivo de la toma del poder por el poder mismo”.

El diputado remarcó que fue de público conocimiento “sendos pronunciamientos judiciales, federales y provinciales, que desestiman las denuncias efectivizadas por la oposición” y que desde el FCS-Cambiemos “es altamente probable que no se exprese”.

Así, apuntó a que “cuando las denuncias son serias y sin falsas especulaciones electoralistas, son puestas a consideración de la Justicia para su investigación”. Para resaltar, el legislador aludió a que el bloque oficialista “oportunamente y sin tantas conferencias de prensas ni teatralizaciones” realizó “una presentación sobre hechos delictivos que involucran a exfuncionarios del Gobierno de Brizuela del Moral y, en este caso, la Justicia evalúo que existían méritos para la prosecución de la causa”.

Por otra parte, se refirió a la “preocupación que tanto desvela” a Manzi sobre  la cuestión olivícola. “Sería más constructivo que a través de sus vínculos con Nación acompañe la propuesta del Ejecutivo Provincial en la modificación arancelaria para la importación”.

Finalmente, se dirigió a Manzi para que “además de su vastísima preocupación por su rol opositor de controlar los actos de gobierno (23 pedidos de informes sobre 44 proyectos presentados que de los restantes 9 son de Declaración), contribuya con propuestas”.