Cuando los bomberos se enfrentan a los incendios que se producen en los edificios, se adentran en situaciones oscuras que están cargadas de humo y llamas. Para ayudar a los profesionales en estas circunstancias de peligro, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y la Dirección de Ciencia y Tecnología del Departamento de Seguridad Nacional (S&T) han desarrollado ‘POINTER’.

Esta tecnología se empezó a desarrollar en 2014 con el objetivo de localizar y seguir a los bomberos de manera precisa dentro de los edificios a través de una navegación que se puede emplear en interiores y exteriores.

POINTER no emplea ondas de radio a diferencia de otros dispositivos de posicionamiento como el GPS o la identificación por radiofrecuencia. El motivo se debe a que las ondas de radio no podrían ubicar a los bomberos si se adentran en una infraestructura o están rodeados de edificios altos, ya que este inconveniente supondría una situación de vida o muerte en el caso de que los bomberos estén en apuros.

Tecnología empleada

Este dispositivo se compone de una tecnología de campos magnetocuasistáticos (MQS) como herramienta viable de seguimiento. Este tipo de campo electromagnético se genera cuando las corrientes eléctricas alternas de baja frecuencia pasan a través de una bobina.

Los campos MQS tienen unas variaciones temporales muy lentas que parecen estáticos, al igual que el campo magnético de la Tierra. Además, penetran en la mayoría de los materiales naturales y se utilizan en una amplia gama de aplicaciones de sensores.

Vista de reproducción del sistema de visualización POINTER.
Vista de reproducción del sistema de visualización POINTER.
Homeland Security

Ed Chow, director del programa POINTER, afirma que “esta es una tecnología muy emocionante que agrega otra dimensión a la conciencia de la situación de los bomberos. Se puede rastrear a los bomberos en tiempo real y, si no responden, los miembros de su equipo pueden ver si están atrapados debajo de los escombros o si están heridos para poder montar un rescate”.

La tecnología de posicionamiento que se ha empleado en esta herramienta podría ganarse en hueco en las aplicaciones que se emplean fuera de la Tierra. Es decir, se incorporarían en algunos proyectos de robots espaciales de la NASA para que tuviesen una navegación autónoma en las zonas donde la conducción tradicional no funciona de manera correcta.

Mecánica de uso

El sistema POINTER se compone de:

  • Receptor: Corresponde al tamaño de un teléfono móvil, pero se está intentando que sea más pequeño. Este dispositivo detecta los campos que determinan la ubicación en 3D para poder enviar los datos a la estación base.
  • Transmisor: Se conecta a los vehículos de emergencia que están fuera del edificio para generar los campos MQS que tienen un rango de 70 metros (la distancia se puede ampliar).
  • Estación base: Se reciben los datos de ubicación de los bomberos para realizar el seguimiento.

Ya se han realizado pruebas

POINTER se probó en un edificio de tres niveles y de 750 metros cuadrados en el campus del Centro Médico de Asuntos de Veteranos de West Los Ángeles. Además, la demostración la realizaron miembros del Grupo de Recursos para Primeros Auxilios de la Dirección de Ciencia y Tecnología del Departamento de Seguridad Nacional y el socio de la industria Balboa Geolocation para comprobar si se cumplían los requisitos.

El equipo de POINTER se está planteando realizar una prueba en vivo dentro de una casa unifamiliar de dos plantas en Pasadena (California) a través de Internet. 

Sin embargo, la versión comercial de esta herramienta no estará disponible hasta 2022.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.