La polémica por una supuesta deuda económica que mantiene el intendente de Recreo, Roberto Herrera, con un comerciante local subió de tono y tomó participación el fiscal municipal de Recreo, Ramón Ángel Seco.

Mediante una carta documento, el fiscal municipal intimó a Pablo Cajal a retractarse de sus dichos en un plazo de 24 horas, considerando que “sus manifestaciones atentan contra la representatividad institucional del municipio” y que “constituyen un ataque direccionado contra la figura del señor intendente”, según expresa el documento.

“Sus manifestaciones atentan contra la representatividad institucional de este municipio, pues constituyen un ataque directamente en contra de la figura del intendente municipal, atento a que no solo se lesiona el crédito u honor objetivo de la institución municipal como Persona Jurídica Pública”, afirma.

Por su parte, Cajal se defendió y aseguró que en ningún momento se atentó contra el municipio y mucho menos perjudicándolo.
“En ningún momento dijimos que el municipio es el que nos debe, siempre fue a la persona de él, nunca fue al municipio”, señaló tras aclarar que la venta realizada por su comercio fue realizada a Herrera y no al municipio.

“Entiendo que hay una investidura, pero hay que tener un poco de sentido común; es el jefe comunal del pueblo y debe dar el ejemplo. No tendríamos por qué llegar a estas cosas. Se puso la función que él (por Herrera) tiene nada más, no al municipio. Me llama la atención que el fiscal tome cartas en el asunto”, reprochó e insistió en que “necesitamos que la deuda se salde. Si vamos a lo legal son cuestiones que no llegan a un final feliz, que para nosotros es cobrar la deuda”.

Según el comerciante cuenta con pruebas en las que el jefe comunal admite la deuda, de la que aseguró solo asume $42 mil, de una factura de $96 mil del año 2015.
Cajal dijo que tuvo que retirar parte de la mercadería del domicilio del intendente y que fue la esposa de éste la que pagó parte de la deuda, pero no volvió a cumplir con el pago mensual acordado.

También desestimó que sus acusaciones tengan alguna intencionalidad política y dijo que incluso durante su campaña lo apoyó con mercadería de su comercio. “No hay mala intención, no hay ningún grupo detrás, la única intención es cobrar la deuda. No es la forma, pero es la única manera en la que uno se puede hacer escuchar”, dijo recordando que la polémica se desató luego de que colocara un cartel de morosos en su comercio en el que se mencionaba al intendente Herrera y de que hiciera pública esta deuda por las redes sociales.