“Se trata de la persona que estábamos buscando por el crimen de Abigail. Está muerto y el cuerpo fue llevado a la Morgue Judicial, donde se llevará a cabo la autopsia. Hay coincidencia en los cortes que presentaba en ambos brazos, que eran muchos; además de tatuajes y otros rasgos físicos. Fue atacado a golpes y a machetazos”, señaló el fiscal Ignacio López Bustos.

El hombre, sobre quien pesaba una orden de captura de la Unidad Fiscal en Homicidios, era apodado “Culón”, tenía 25 años y había salido hacía menos de diez días de la cárcel con numerosos antecedentes, entre ellos al menos diez intentos de robo.

El hecho ocurrió esta tarde, en el barrio Elena White, en la capital tucumana, donde los vecinos siguieron al presunto homicida y abusador y antes de entregarlo a la Policía lo desnudaron y golpearon hasta la muerte. El ataque, por el que hasta el momento no hay detenidos, fue registrado por personas que estaban en el lugar con sus teléfonos celulares.

En tanto, vecinos de distintos barrios de la capital provincial se unieron para lanzar una campaña solidaria destinada a colaborar con la familia de Abigail. “Además de que nos golpea como sociedad y porque soy madre de dos niñas y dos varones, conozco a Pablito (padre de Abigail) desde hace 14 años, desde entonces él es mi jardinero, cuelga las cortinas en mi casa, es el carpintero, plomero, confío plenamente en él”, señaló a medios locales María Laura Picón, quien inició la colecta.

Abigail, quien vivía en un barrio muy humilde, fue hallada asesinada el domingo pasado en un descampado de la zona norte de San Miguel de Tucumán, detrás de unos enormes montículos de tierra que se formaron con la apertura de una calle en el lugar. De acuerdo con los informes médicos, la niña murió a raíz de un golpe en la cabeza y tenía signos de abuso sexual y de intento de asfixia manual.

En el marco de la causa, uno de los aportes fundamentales fue la declaración de un testigo que aseguró haber visto al sospechoso, cuando caminaba de la mano de la pequeña por el lugar donde finalmente horas más tarde fue encontrado el cadáver.

Según la primera hipótesis que manejan los investigadores, la niña les pidió permiso a sus padres para ir jugar en la casa de una amiguita del barrio, aunque nunca llegó hasta ese lugar. En el camino, sospechan, fue abordada por su asesino, quien la llevó hasta un descampado ubicado en las avenidas Francisco de Aguirre y Las Américas, donde la atacó sexualmente y luego la mató presuntamente para evitar que lo identificara.

El jefe de Policía, Manuel Bernachi, sostuvo ayer que “la institución policial viene desplegando todos sus recursos a los fines de lograr la captura del sospechoso que cometió este aberrante hecho que tiene conmocionada a la provincia y el país”.