El periódico Clarín publicó una nota por la cual señala que la crisis económica favorece al justicialismo y que en el caso de Catamarca, exista o no una reelección, el peronismo continuaría gobernando.

Sucede que a principios de año, Cambiemos apuntaba en 2019 a duplicar de 5 a 10 las provincias que gobierna.

Hoy, tormenta económica mediante, el peronismo no sólo cree que si desdobla las elecciones puede mantener el número de 14 provincias que administra sino, además, sumar a algún distrito de peso.

Según el matutino, en el PJ se anota como casi perdida el año próximo a Santa Cruz. Estarían complicadas, pero con final abierto, Salta, Entre Ríos y La Rioja.

Mixtura de aumento de tarifas e inflación, la situación económica afecta a los candidatos oficialistas en provincias en las que triunfaron o habían estado muy cerca de hacerlo en 2017.

La apuesta del PJ pasa por dos provincias: Santa Fe y Río Negro. En la primera, el candidato Omar Perotti -que estuvo cerca en 2015 de ganar- logró unir a todo el PJ luego de que el kirchnerista Agustín Rossi se bajara de la pelea por la gobernación.

En tanto en Río Negro, el intendente de General Roca, Martín Soria viene de triunfar en las legislativas y creen que si logra limar las asperezas con Miguel Pichetto, tiene grandes chances. Además, el actual mandatario Alberto Weretilneck no reelige.

De acuerdo a la publicación, en peligro está Salta, donde Juan Manuel Urtubey fue derrotado el año pasado y no tiene reelección.

En el PJ suenan candidatos. Su vice, Miguel Isa; Pablo Kosiner, jefe del interbloque Argentina Federal, y Javier David del Frente Salteño (aliado de Urtubey). Pero el principal exponente es el opositor intendente de Salta capital, Gustavo Sáenz, exaliado de Sergio Massa, ahora cercano a Cambiemos.

El peronismo cree que si Urtubey es candidato presidencial, podría arrastrar votos para su delfín.

Gobernadora Lucia Corpacci, Lucia Corpacci
Gobernadora Lucia Corpacci, Lucia Corpacci

En Entre Ríos, Gustavo Bordet también sufrió un duro traspié en las legislativas, pero irá por la reelección y si bien los radicales están bien posicionados, la crisis económica puede hacer mella en la UCR local.

En cuanto a La Rioja, la tercera provincia complicada para el PJ, el candidato con mayores chances es el intendente capitalino, el peronista Alberto Paredes Urquiza. Si bien se acercó a Cambiemos, por su perfil y por la situación económica, nadie sabe si se mantendrá en alianza con el macrismo.

Ahora bien, entre “los distritos que se descuenta retener” figura Catamarca. Primero aparece Formosa, con Gildo Insfrán, San Juan, con Sergio Uñac y Tucumán de Juan Manzur, donde más allá de la interna con José Alperovich “creen que al radical José Cano lo afectará la crisis nacional”.

Además está Córdoba, con Juan Schiaretti que va por la reelección, en una provincia que era macrista pero la imagen del Gobierno allí es 60% negativa. Así, se llega a “Catamarca con Lucía Corpacci o el candidato peronista que se presente”.

La nota también menciona a Tierra del Fuego; La Pampa, con Carlos Verna, que si bien ganó las legislativas por apenas 70 votos, enderezó la gestión; en tanto San Luis, si bien pasó sofocones en los comicios del 2017, se cree que con la candidatura de Adolfo Rodríguez Saá, no tendrán problemas; Chaco, donde Domingo Peppo se recuperó y su rival es Jorge Capitanich dentro del PJ, porque Cambiemos fue relegado por la caída en desgracia de la radical Aída Ayala, acusada de lavado de dinero.