El hecho ocurrió pasado el mediodía, cuando un Ford Falcon estacionado en la playa comenzó a incendiarse poniendo en peligro la vida de los presentes y de los demás vehículos estacionados. 

Transeúntes que pasaban por el lugar, junto al encargado del estacionamiento, colaboraron para controlar las llamas hasta que llegaron los bomberos quienes se hicieron cargo de la situación.

Afortunadamente solo se registraron daños materiales.